Vídeo de la semana

Mary y Marie de Dinamarca, guerra de tiaras para despedir el año

Aunque las princesas de la Casa Real danesa han repetido vestido, sus lujosas tiaras han sido la sorpresa durante la tradicional cena familiar el 1 de enero

Familia Real Danesa
Gtres

Como cada año, los Glücksburg se han reunido en una recepción en palacio de Amalienborg organizada por la reina Margarita II de Dinamarca para celebrar el año que acaba de dar comienzo. El tradicional acto anual conlleva un derroche de elegancia y estilo con dos claras protagonistas: Las princesas Mary y Marie de Dinamarca. Ambas aprovechan la cita para lucir sus mejores galas junto a joyas de ensueño, pero sin duda lo que más destacó fueron sus tiaras.

Las princesas no quisieron pasar desapercibidas y escogieron de sus joyeros sus tiaras más preciadas. La esposa de Federico se puso la parure de rubíes que pertecenía a la esposa del mariscal Juan Bautista Bernadotte, Desireé Clary, la cual estrenó la pieza en la coronación de Napoleón Bonaparte. La pieza de colección ha sido un objeto de reclamo familiar que han lucido las damas de diferentes generaciones, hasta que la reina Ingrid a su muerte decidió dejársela a la futura esposa de su nieto Federico.

Sin embargo, Marie prefirió homenajear a la anfitriona con una tiara floral que la mismísima reina Margarita le cedió durante su boda. No obstante las royals coincidieron a la hora de lucir el gran collar de la orden de la orden del elefante y la condecoración de la ‘family order’ en la que aparecía un retrato de su suegra.

En cuanto al vestuario, la australiana y su cuñada optaron por dar un repaso a su armario y eligieron vestidos que ya habían lucido en la misma ocasión aunque en diferentes años. La heredera dio la bienvenida al 2020 con un diseño de terciopelo burdeos con el que ya la vimos dar comienzo al 2007. Para innovar en esta tercera puesta del vestido, remodeló el escote redondo por uno barco.

A pesar de que Marie no reside en Dinamarca, no ha dudado en viajar junto al príncipe Joaquín para acudir al evento familiar y plantar cara a su cuñada en lo que a estilismo se refiere. Para su elección ha echado la vista 11 años atrás con un vestido azul marino de escote redondo y manga larga de Henrik Hviid, que ya pudimos verla durante su embarazo del príncipe Henrik.

Continúa leyendo