Vídeo de la semana

Más allá de Jazmin Grace: Alexandre, el hijo más desconocido de Alberto de Mónaco

El joven tiene 16 años, vive en Londres, y tiene muy buena relación con sus primos monegascos

Jazmin Grace Grimaldi, Alexandre Coste Grimaldi
Gtres

La vida de los Grimaldi daría para una telenovela a más puro estilo Santa Bárbara, con miles de capítulos. Las andanzas de Carolina, Estefanía y Alberto han dado para mucho. Empezando por su vida sentimental que ha sido de todo menos convencional para cualquier mortal y menos aún para miembros de la realeza. Elegir cual de los tres ha transgredido más as normas es entrar en una discusión de difícil salida. En este artículo nos vamos a centrar en Alberto y en su descendencia extramatriomonial. Y es que más allá de la mediática Jazmin Grace, existe también el apuesto Alexandre Coste Grimaldi, el otro hijo “ilegitimo” del soberano.

Alexandre Coste Grimaldi, Nicole Coste
Gtres

Alexandre cumplirá 17 años este verano y es fruto de la relación de príncipe con la exazafata tongolesa, Nicole Coste. Alberto y la ahora diseñadora vivieron un romance que se alargó durante 6 años y que finalizó por petición de Rainiero de Mónaco. Se acabó el amor, pero no el vínculo que les unía: su hijo Alexandre. Aunque es bastante menos conocido que su hermana extramatrimonial, Alex es un joven atractivo, muy parecido a su padre Alberto, y que ha vivido a caballo entre París y Londres. A la hora de pasar sus vacaciones elije siempre la costa azul francesa, donde su padre le regaló una casa y donde le visita muchas veces. De hecho, el príncipe ha sido un padre presente. Nunca ha fallado a una celebración importante ni con los pagos de su pensión: 10.000 euros mensuales. Prueba de ello lo encontramos cuando Alberto viajó hasta Londres hace escasos meses para estar presente en la confirmación de su hijo.

Buena relación con sus primos Ducret

Alberto y Estefanía siempre fueron uña y carne y eso se nota también en la excelente relación que tanto Jazmin Grace como Alexandre mantienen con sus primos, los hijos de la princesa rebelde. La última vez que se vio al joven por el principado fue durante la boda de su primo Louis Ducret. Alexandre apareció pletórico, vestido como un príncipe y demostrando que aunque no podrá ocupar el trono no le hace falta . La genética habla por sí sola y el parecido entre padre e hijo es total. De momento, seguirá con su vida más o menos anónima. Muy probablemente, cuando cumpla los 18, otro gallo cantará.

Continúa leyendo