Máxima de Holanda y Guillermo Alejandro celebran su 20º aniversario de boda por todo lo alto

Se conocieron en la ciudad andaluza. Su flechazo fue rápido y su enamoramiento aún más. Se celebra el vigésimo aniversario de está pareja que, desde su inicio, no ha cesado de mostrar su apoyo y cariño hacia el otro.

Sin ninguna crisis pública y millones de ojos captando todos sus movimientos: Guillermo Alejandro y Máxima, reyes de Holanda, celebran su vigésimo aniversario por todo lo alto en palacio y, por supuesto, fuera de él.

Desde que se dieron el "sí, quiero", en la catedral de Ámsterdam el 2 de febrero del 2002, se han consolidado como una de las parejas royal más estables y que mejor relación mantienen con su pueblo y su familia. Al menos, de manera pública, no tienen disputas al ritmo de la Misa de Pascua -lo sentimos, Letizia, pero ese momento jamás se borrará ni de nuestra memoria, ni de la de la emérita doña Sofía-, sino que, rara vez, pierden la sonrisa, participando en todas sus labores como soberanos, al igual que sus tres hijas: Amalia, Alexia y la pequeña Ariane. Es más, ninguno de ellos, se mantiene distante con el pueblo; más bien al contrario. Por eso mismo, más allá de ser un motivo de celebración para el matrimonio royal, la fiesta se traslada a todo el país holándes.

Guillermo Alejandro y Máximo de Holanda: 20 años de eterno amor

máxima de holanda y el rey guillermo alejandro de holanda
Gtres

Su historia de amor comenzó (y se mantiene) de manera épica. Y en pleno siglo XXI, al ritmo de los match y los mensajes directos, parece increíble que, simplemente, les presentó una amiga en común. Curiosamente, en la Feria de Abril de Sevilla. Su flechazo fue rápido, Guillermo se enamoró locamente de su sonrisa. Esa que, al igual que Kate Middleton, no cesa de ofrecer en cada acto o reunión pública. De origen argentino, Máxima buscó la cámara oculta cuando se enteró de que Guillermo era el príncipe de Holanda. Con una buena dosis de humor y con decisión, su relación se hizo pública a las pocas semanas, hasta, ahora, que cumplen 20 años de casados y los que quedan. Siendo el uno para el otro un gran pilar. 

Curiosamente, su boda fue una de las más comentadas de los últimos años -en parte, por los increíbles y ya mencionados estilismos que lucieron todos los royals y amigos a la entrada de la catedral, una caminata propia  digna de alfombra roja-, por el increíble vestido nupcial de Valentino que lució Máxima, al ritmo de su enorme sonrisa. Una pieza hecha a medida que el diseñador italiano realizó durante tres meses. Acompañando a la clásica pieza, lució la increíble (y más que valiosa) tiara de estrellas. La misma que lució durante su enlace la propia emérita Beatriz de Holanda. Un guiño entre las dos mujeres mejor valoradas de la Casa Real holandesa.

máxima de holanda
Gtres

Y, desde ese momento, no han cesado de recopilar grandes momentos como pareja y, sobre todo, como soberanos. En 2013, en concreto el 30 de abril, Guillermo Alejandro junto a Máxima se convirtieron en reyes de los Países Bajos. Un acto donde el cariño del público se hizo latente, dejando claro que son, con diferencia, los royals más queridos en el territorio europeo.

Ni siquiera la crisis de la pandemia, ha conseguido quitarles esa incesante ola de respeto. Y, por supuesto, mucho menos las fiestas en la que Alexia ha participado en el internado de Gales, dejando patente que la mano firme de ellos con sus hijas, no cambia por el título, ni dentro ni fuera de casa.

Continúa leyendo