Máxima y Guillermo se disculpan por su irresponsable actitud

Los Reyes de Holanda se encuentran disfrutando de unos días de descanso en Grecia antes de reanudar su actividad oficial.

Máxima
Gtres

Máxima y Guillermo de Holanda se encuentran disfrutando de unos días de vacaciones en uno de sus destinos estivales preferidos, las islas griegas. Aunque hasta ahora no se sabía con certeza si los Reyes y sus hijas habían viajado a la Hélade, lo cierto es que unas recientes imágenes publicadas en un medio alemán han desatado cierta polémica en torno a las vacaciones de la pareja.
Unas fotografías en las que Guillermo y Máxima aparecen disfrutando de su nuevo yate real en una jornada en alta mar y después dando un paseo nocturno en el que aparentemente no se respetan las medidas de seguridad. Las redes sociales han compartido los detalles de esta escapada de la pareja, que posa junto a un hombre sin mascarilla y sin mantener la distancia de seguridad recomendada.
Según ha confirmado el portal RTL Nieuws, el hombre es el propietario del restaurante en el que cenaron Máxima y Guillermo y que, ante las preguntas de los periodistas, no ha dudado en reconocer que fue un error posar de tal manera para la foto sin respetar la distancia social. Unas palabras a las que se han sumado los propios Reyes, ante las incesantes críticas recibidas por su actitud.

"En los medios ha aparecido una foto en la que mantenemos muy poca distancia. En la espontaneidad del momento, olvidamos cumplir la norma. Por supuesto, deberíamos haberlo hecho. Porque el cumplimiento de las normas de protección es esencial para evitar contraer el virus estas vacaciones", han trasladado Máxima y Guillermo a la ciudadanía.
La última vez que se vio en público a Máxima y Guillermo fue el pasado 17 de julio cuando participaron junto a sus hijas en el tradicional posado de verano en el Palacio de Huis Ten Bosch. Después pusieron rumbo a sus vacaciones privadas en un complicado momento para el país y no ha sido hasta ahora cuando se ha confirmado que se encuentran en Grecia, donde han estrenado su nueva embarcación. Se trata del yate “Alma”, construido por el astillero holandés Wajer Yachts, cuyo precio asciende a dos millones de euros. Con poco más de 16 metros de eslora y capacidad para cuatro personas, el Wajer 55 se conoce la industria náutica como "el superyate más pequeño del mundo" y cuenta con la tecnología y el confort de un gran yate que ahora disfrutan surcando las aguas del Mediterráneo.

Continúa leyendo