Meghan elige a los suyos y dará plantón a la Familia Real esta Navidad

Meghan Markle, el príncipe Harry y el pequeño Archie pasarán seis semanas en Estados Unidos para desconectar de la presión mediática británica

Meghan no puede más, y no hay cita ni corona que se le ponga por delante en los próximos dos meses, en los que tiene previsto quitarse de en medio junto a su marido, el príncipe Harry, y su hijo Archie. Después de dos años en el centro de todas las miradas, los duques de Sussex ultiman estos días las maletas para dejar el Reino Unido y marcharse a Estados Unidos, la tierra de la actriz, donde confían tener una vida más relajada, alejada del foco mediático que tanto parece pesarles.

Serán seis semanas para respirar y recuperar la calma perdida. Una decisión respetada en palacio pero que lleva acompañado un daño colateral: faltarán a la tradicional cita de Navidad de la Familia Real inglesa.

El Palacio de Sandringham volverá a convertirse en el escenario en el que la reina Isabel II reúna a toda su familia para pasar las fiestas pero, este 2019, la cita contará con tres notables ausencias. La de los duques de Sussex y su bebé. Una noticia inesperada que el pasado miércoles hizo oficial el palacio de Buckingham con un comunicado que iba destinado a calmar especulaciones: "El duque y la duquesa de Sussex esperan comenzar su tiempo personal hacia finales de este mes. Después de pasar las dos últimas Navidades en Sandringham, pasará las vacaciones este año con la madre de la duquesa, Doria Ragland. Esta decisión está en línea con el precedente establecido previamente por otros miembros de la familia real, y cuenta con el apoyo de su majestad la reina ".

Meghan Markle, su madre y el príncipe Harry
Gtres

Así las cosas, Meghan pasará se segunda navidad de casada con los suyos. Junto a su madre y, probablemente, junto a todos los amigos que dejó en Estados Unidos para convertirse en miembro de la familia real británica. Una vuelta a casa en toda regla que, por otro lado, no sería extraña en cualquier otra familia, en la que las navidades se reparten o se turnan. Parece que Harry está por la labor de compartir con su mujer también los tiempos y las afinidades, muy especialmente ahora que sabe que cuenta con el beneplácito de su abuela.

Continúa leyendo