Meghan Markle reaparece en Canadá tras recibir el apoyo de la Reina

La duquesa de Sussex ha iniciado una nueva vida lejos de las presiones de la Corona

Meghan Markle
Gtres

Sin Harry y en una de sus localizaciones preferidas. Meghan Markle es una mujer renovada y eso se nota. Después de que los duques de Sussex recibieran el pasado lunes el apoyo de la reina Isabel  para comenzar una nueva etapa en su vida como miembros independientes desvinculados del clan Windsor y las obligaciones que ello conlleva, la nuera de Carlos de Inglaterra ya ha comenzado a trabajar en las causas que más interés le suscitan.

La esposa del príncipe Harry abandonaba su lujoso refugio de Vancouver para trasladarse a una de las zonas más desfavorecidas de Canadá, donde ha visitado un refugio de mujeres. Aunque los paparazzi la han podido fotografiar en el aeródromo de Victoria Harbour antes de subir a una avioneta rumbo al continente, ha sido precisamente gracias a las redes sociales que hemos podido saber el destino de esta primera aparición ‘pública’ de la exactriz.

Las imágenes de Meghan, vestida de forma casual -nada que ver con los looks que solía lucir en los actos vinculados con la Corona- han acaparado numerosas portadas en el Reino Unido, pero ha sido su fotografía junto a las mujeres del Downtown Eastside women’s la que más ha llamado la atención. Ellas mismas han compartido la imagen junto a la siguiente frase: "¡Mirad quién ha venido a tomar el té con nosotras hoy!. La duquesa de Sussex, Meghan Markle, nos ha visitado para comentar algunas cuestiones relativas sobre las mujeres de nuestra comunidad". La institución tiene por objetivo proporcionar apoyo, alimento y asesoramiento a mujeres y niños del área.

Por ahora se desconoce cuándo viajará el príncipe Harry a reunirse con su mujer y su hijo, ya que el duque de Sussex aún tiene un acto en Londres esta semana. Tampoco se ha determinado cuáles serán los pasos a seguir para definir las claves de esta nueva etapa en la vida de una de las parejas más mediáticas de la Familia Real, al menos, hasta ahora.

Continúa leyendo