Nos colamos en palacio con Mary y Federico de Dinamarca: así pasan el confinamiento

Los hijos de Mary y Federico regresaron antes de lo previsto del internado de Suiza para volver, junto a sus padres, a Dinamarca.

Federico y Mary de Dinamarca han compartido en sus redes sociales imágenes que revelan cómo están pasando estos días de confinamiento junto a sus cuatro hijos, en el palacio de Amalienborg.

La residencia escogida por los futuros herederos al trono de Dinamarca, consta de un espacio de más de 4.500 metros cuadrados, distribuidos en tres plantas y en un jardín privado de más de 1.600 metros. Una de las características más conocidas de este palacio son la cantidad de obras pictóricas de diferentes artistas daneses que reúne en su interior.

Los príncipes daneses volvieron de Suiza de manera urgente, hace ya varios días, tras empezar a expandirse de manera mundial el coronavirus. Interrumpieron el curso escolar de sus hijos en el internado Lemania-Vebier y regresaron a Copenhague, la ciudad de su país natal, para pasar el confinamiento de la manera más segura posible.

La familia ha aprovechado estos días para participar en el programa ‘Dinamarca se une’, donde todos los daneses hablan sobre la situación en la que se encuentra la sociedad por el coronavirus. Los ‘royals’ han decidido colaborar y han aparecido mandando un mensaje de apoyo en estos difíciles momentos.

Mary de Dinamarca, Federico de Dinamarca
Gtres

El príncipe Federico ha querido destacar el esfuerzo que está realizando todo el mundo para llevar de la mejor manera posible esta situación, quedándose en casa para frenar la curva de infectados por COVID-19 cuanto antes. Además, ha querido agradecer a todos los sanitarios que trabajan sin parar para ayudar a los más necesitados. Por su parte, su mujer, Mary de Dinamarca, ha hecho hincapié en el gran cambio de vida que ha sufrido la mayor parte de la población para adaptarse a la situación.

El príncipe Christian también ha  colaborado en el vídeo y, ha compartido que, echa mucho de menos a sus amigos y que, la educación a distancia le parece un tanto divertida. Algo con lo que discrepa con su hermano Vicente, que considera que aprender de manera online es algo muy aburrido.

También han compartido con sus seguidores algunas de las rutinas que están llevando a cabo durante su cuarentena. Los pequeños están aprovechando los ratos libres de este confinamiento para pasar ratos juntos y divertirse todo lo que pueden, jugando al fútbol o saltando en una cama elástica. Por otro lado, tienen que seguir con sus clases de manera online para no perder el ritmo académico. Además, realizan videollamadas con sus amigos para seguir manteniendo el contacto con todos ellos y evadirse durante un rato mientras charlan tranquilamente.

Durante estos días, Joaquin y Marie de Dinamarca también han vuelto al palacio de Amalienborg. El problema respiratorio del príncipe Enrique hizo saltar las alarmas al colocarle en uno de los grupos más vulnerables ante el coronavirus y, para prevenir cualquier tipo de contagio, decidieron abandonar París y regresar a Dinamarca para salvaguardar su salud.

Continúa leyendo