¿Nuevas tecnologías?: La reina Isabel demuestra que en Palacio prefiere lo vintage

La monarca británica prefiere optar por los mecanismos de llamada convencionales a pesar de haber aprendido a utilizar herramientas de videoconferencia

La reina Isabel ha demostrado ser una monarca adaptada a todos los tiempos. Después de 68 años, la esposa de Felipe de Edimburgo ha tenido que acostumbrarse a las nuevas tecnologías que corren en la actualidad. Sobre todo ahora, cuando el coronavirus impide que salgamos de casa, ha sido cuando más en serio se ha puesto la madre de Carlos de Inglaterra con el “teletrabajo”.

La situación ha hecho que Isabel II, al estar dentro del colectivo de riesgo por la pandemia, tenga que permanecer en el castillo de Windsor junto a su marido. Pero la soberana no se ha olvidado de sus tareas, y antes que estar “de vacaciones”, ha preferido aprender a hacer videollamadas que puedan agililizar su trabajo.

La reina Isabel mantiene todas las semanas una reunión con el Primer Ministro Británico, Boris Johnson. Para mantener esta tradición por el bien de su país, ‘The Times’ ha hecho público que la monarca está aprendiendo a utilizar FaceTime y Skype. Por este motivo, la reina Isabel ya está prácticamente preparada para contactar por videoconferencia con los servicios de emergencia u otros colectivos.

Pero el aprendizaje no se queda ahí. La que fuera la suegra de Lady Di también está informándose para recibir en su iPad los informes de gobierno y partes médicos acerca del COVID-19, además de para contactar con su familia pese al aislamiento. “No descartamos ningún medio que permita a Su Majestad estar en contacto y dar las gracias o tranquilizar a cualquier persona que lo necesite”, ha concluido uno de los trabajadores de Palacio.

No obstante, esto no quiere decir que la reina Isabel se haya olvidado de los medios convencionales. A pesar de haber pasado unos días de verdadero aprendizaje, parece que la monarca no se ha sentido del todo preparada para mantener la reunión con Johnson por videollamada, por lo que se ha decantado por lo “vintage” y ha cogido un teléfono de toda la vida para contactar con el Primer Ministro.

Estos medios también le servirían para contactar con su primogénito después de haber sido diagnosticado con coronavirus. El heredero al trono permanece en Balmoral, Escocia, junto a su esposa Camilla, quien ha dado negativo en el test. El príncipe Guillermo, al ser el tercero en la línea sucesoria, ha sido el elegido por su abuela para ponerse al frente de la Casa Real mientras dure la pandemia, ya que ella permanece en el castillo de Windsor.

Continúa leyendo