Paola de Bélgica se rompe el brazo en una aparatosa caída

Un accidente que obliga a la Reina a suspender todos sus compromisos oficiales durante los próximos dos meses.

La reina Paola de Bélgica ha sufrido una caída que le ha provocado una fractura en el hueso del húmero derecho. Un incidente que ha obligado a la monarca a cancelar todos sus compromisos oficiales de las próximas ocho semanas. Así lo anunciaban desde la casa real belga, en un comunicado oficial emitido hace unas horas: "Su Majestad la reina Paola se rompió la cabeza de la parte superior del brazo derecho en una caída y se recuperará en ocho semanas”. Tal y como ha confirmado la propia casa real, no está previsto que la Reina tenga que ser operada.

Paola de Bélgica
Gtres

El fatídico accidente ha hecho que la reina Paola se vea obligada a cancelar todos los compromisos que tenía previstos en los próximos dos meses. Entre ellos, se encuentran dos conciertos de gala: el tradicional evento de la Fundación Reina Paola que se iba a celebrar el próximo 10 de marzo; y el que había programado para el 14 de marzo en la capilla Queen Elisabeth. Tampoco podrá acompañar a su marido, Alberto de Bélgica, a un coloquio en el Senado. Aunque no ha habido confirmación por parte de la casa real belga, todo apunta a que el accidente ha podido producirse en la estación de esquí de Châtel, mientras la Reina disfrutaba de sus vacaciones de invierno, según informa Vanitatis.

Paola de Bélgica y Alberto de Bélgica
Gtres

No es la primera vez que la reina Paola de Bélgica se ve obligada a anular su agenda debido a un percance con su salud. Durante el verano de 2014 tuvo que cancelar una visita a localidad italiana de Grosio, en Lombardía; debido a un posible accidente cerebrovascular. Aunque la casa real belga no confirmó la noticia, la propia Paola quiso disculparse a través de una carta enviada desde el Castillo de Belvédère: “Por razones de salud tengo que permanecer en Bruselas bajo vigilancia médica y guardando reposo absoluto” apuntaba en la misiva.

En diciembre de 2016 fue hospitalizada en la clínica Saint-Luc de Bruselas después de una caída que le provocó una fractura vertebral; y por la que tuvo que permanecer varios meses de baja. Menos de dos meses después sufrió otra caída en su residencia de Laeken. En esta ocasión, la Reina tuvo que ser trasladada de forma inmediata al hospital debido a una rotura de cadera, y tuvo que ser intervenida quirúrgicamente. A pesar de guardar reposo durante más de seis meses, Paola nunca llegó a recuperarse del rodo de esta lesión. En septiembre de 2018 la Reina sufrió un derrame cerebral mientras disfrutaba de sus vacaciones en Venecia junto a su marido. Un incidente que fue calificado por Palacio como un `ataque leve´ y que apenas supuso unos días de reposo y medicación para la monarca.

Parece que este accidente es tan solo un punto y seguido, en la larga lista de problemas de salud a los que la Reina ha tenido que sobreponerse en estos años. Una reina que no atraviesa uno de sus mejores momentos. Y es que la popularidad de la casa real belga ha decaído a raíz de los escándalos que han rodeado a la familia en los últimos tiempos. El último de ellos ha surgido a raíz del estreno del documental Paola junto al jardín. Un documental en el que Paola de Bélgica desvela los aspectos más desconocidos de su vida matrimonial con Alberto; y en el que la monarca confiesa públicamente por primera vez su infidelidad con Adrien de Munt. “Mi vida era un completo desastre y me sentía miserable. No sabía a dónde ir. Nuestro divorcio estaba en el aire. Durante diez años me distancié de mi relación”, cuenta. Paola se encontraba muy sola, y la situación le llevó a tener una relación extramatrimonial con el fotógrafo del Paris Match. "No me siento culpable. Pasó en un momento en el que las cosas no iban bien” confesaba.  

Paola de Bélgica y Alberto de Bélgica
Gtres

El rey Alberto de Bélgica también fue infiel a su mujer con Sybille de Selys Longchamps, con la que tuvo una aventura, fruto de la que nació su hija: Delphine Boël. Después de una intensa batalla legal prolongada en el tiempo, la escultora belga consiguió ser reconocida como hija biológica de Alberto II de Bélgica hace dos años; y desde entonces recibe el título de Princesa Delphine.

Continúa leyendo