Vídeo de la semana

Peter Phillips, la gota que colma el vaso de la reina Isabel

El divorcio entre Peter y Kelly supone otro disgusto más para la Reina, que aún está asumiendo la marcha de Harry y Meghan.

Peter Phillips, Autumn Kelly
Gtres

La reina Isabel II añade un disgusto más a la lista. Y es que, tras la noticia de los Duques de Sussex de renunciar a la Corona británica, todo han sido malas noticias. Ahora llega la gota que colma el vaso: su nieto, Peter Phillips, se divorcia de Autumn Kelly. Tras 12 años de matrimonio, la canadiense ha decidido no seguir con su matrimonio, tal y como ha informado la prensa británica. El diario The Telegraph ha publicado una información en la que se confirma que Kelly habría tomado esta decisión alentada por la marcha a Canadá de Harry y Meghan.

Peter Phillips, Isabel II
Gtres

A pesar de que el Palacio de Buckingham no ha querido dar declaraciones porque se trata de un “asunto privado”, sí hemos podido tener detalles gracias a un portavoz. "Llegaron a la conclusión de que esto era lo mejor para sus hijas y para la relación de amistad de ambos". La nota del portavoz ha concluido con lo siguiente: "La decisión de divorciarse y compartir la custodia surgió después de muchos meses de conversaciones y, aunque es triste, es lo mejor. La prioridad de la pareja seguirá siendo el bienestar y la educación de sus maravillosas hijas, Savannah e Isla".

Peter Phillips
Gtres

El hijo de la princesa Ana y Autumn se conocieron en el Gran Premio de Montreal en 2003 y cinco años más tarde se casaron en la capilla de San Jorge del castillo de Windsor, convirtiéndose así en la primera boda real que se vendió como exclusiva para una revista, -en este caso para “Hello!”-. Ahora, tras 12 felices años juntos y dos hijas, han decidido separarse. Esto convierte a Phillips en el primer nieto de la reina Isabel II en divorciarse.

Aunque es ahora cuando hemos podido confirmar la separación, la decisión fue tomada y comunicada a la reina a finales del año pasado, tras varios meses de conversaciones. Para la reina ha supuesto un disgusto más. Y es que, a pesar de haber vivido las separaciones de sus tres hijos mayores, aún no parece haberse acostumbrado. 

Continúa leyendo