Vídeo de la semana

Diana y la reina madre, una relación de enemistad y rencor dentro de la familia real

La madre de Isabel II no entendía por qué el príncipe Carlos no podía tener una relación extramatrimonial con Camilla y continuar casado con la princesa Diana.

Lady Di y la reina Madre: mala relación
Fuente: GTRES

Al contrario de lo que muchas personas puedan pensar, Diana Spencer no procedía de una familia humilde, sino todo lo contrario. Fue la hija menor del conde Spencer, John Spencer VIII y a raíz del divorcio de sus padres tuvo que mudarse con su madre y su hermano pequeño a un apartamento del centro de Londres dejando atrás una vida acomodada y llena de lujos. Antes de convertirse en princesa, Diana fue muchas cosas, entre ellas, estudiante de cocina, asistente de guardería y niñera de una familia americana residente en Londres.

Sin embargo, su compromiso con Carlos de Gales, futuro rey de Inglaterra, cambió para siempre el rumbo de su carrera. El 29 de julio de 1981, la boda celebrada en la Catedral de San Pablo de Londres marcó un antes y un después en su vida y, a partir de ese momento, se convirtió en un personaje tan popular, que el asedio de la prensa le costó la vida. 

Cuando Lady Di se presentó al mundo cargaba una pesada mochila repleta de inseguridades y traumas infantiles. Era una chica introvertida que apenas levantaba la mirada cuando se le preguntaba. Su propuesta de estilo era como su personalidad, retraída. El divorcio de sus padres en 1968 marcó su vida para siempre. Cuando tenía 9 años, la internaron en Riddlesworth Hall y luego en West Heath, otra residencia del condado de Kent. Su estancia en ambos centros marcaron su personalidad y su forma de vestir. Diana tardó muchos años en aparcar ese estilo que alejaba la tentación por enseñar la carne. Una propuesta de moda muy de "señorita de internado".

Lady Di se convirtió en un icono de moda y en "la persona viva más famosa del mundo" hasta su fallecimiento. Más de dos décadas después de su muerte, seguimos hablando y escribiendo sobre su legado. La empatía que la gente siente por Diana es extraordinaria. La comprenden, la quieren y la admiran tanto, que muchas buscan ser como fue ella. Diana fue una mujer excepcional en todos los sentidos: como miembro en la familia real británica, por sus valores y por su labor filantrópica y humanitaria. 

Lady Di y la reina Madre: mala relación
Fuente: Getty Images

The Queen Mother: Grandmother to the Nation, el nuevo documental emitido el pasado sábado en el canal 5 de Reino Unido, ha desvelado informaciones hasta ahora desconocidas de la relación de Diana con Isabel Bowles-Lyon, la reina madre. 

La madre de Isabel II no entendía por qué el príncipe Carlos no podía tener una relación extramatrimonial con Camilla y continuar casado con la princesa Diana, según se ha confirmado en el documental. Isabel pretendía que su nieto y la princesa de Gales encontraran hueco en su matrimonio para que Camilla no se divorciara de Andrew Parker- Bowles y su "nieto favorito" estuviera feliz sin comprometer a su núcleo familiar. 

En el documental, Tom Quinn, crítico literario y escritor, afirmó que algunos miembros de la familia no entendían por qué se entrometía en el matrimonio de Carlos y su mujer, mientras que Jennie Bond, ex corresponsal de la BBC, dijo que Diana encontraba a la reina madre "aterradora e intimidante", a pesar de que al principio de su relación con Carlos, ambas se llevaban aparentemente bien. 

"La abuela de Diana era una gran amiga de la reina madre y ellas prepararon el matrimonio", contó Quinn. Isabel Bowles-Lyon quería que Carlos y Camilla fueran discretos, pero calculó mal, ya que era algo que no funcionaba en el mundo moderno del príncipe y la princesa de Gales. El resto es historia. 

Sergio E. González

Sergio E. González

Cuando era pequeño una de las cosas que más me gustaba era sentarme a coser con mi abuela Mercedes, modista y patronista. Pero, con los años me olvidé del ruido de la máquina de coser y decidí que a mi lo que me gusta es contar ideas sobre moda, arte y belleza, ya sea con palabras, imágenes, con campañas de publicidad o con señales de humo… lo mío es comunicar. Pero no todo se resume a eso, también me gusta el café con hielo, los perros salchicha, la paella de mi madre y leer poemas de Lorca.

Continúa leyendo