¿Qué le pasa a la princesa Charlène? Anuncia que SE RETIRA temporalmente de la vida pública

El comunicado oficial del palacio anuncia que la esposa de Alberto de Mónaco deja su faceta institucional por un tiempo, lo que ha desatado los rumores.

La esposa del príncipe Alberto vuelve a copar la actualidad del Principado con una noticia que ha caído como un jarro de agua fría y que hace surgir un sinfín de rumores. ¿Qué le pasa a Charlène? es la primera pregunta que surge tras el comunicado oficial que confirma que se retira temporalmente de la vida pública de Mónaco para cuidar de su salud. Parecía que todo iba bien después de que al fin lograra regresar a casa, pero parece que no es así. Las explicaciones de la casa Grimaldi son estas: "Sus Altezas Serenísimas han decidido que empieza un periodo de calma y descanso necesario para garantizar la mejor recuperación de la salud de la princesa Charlène. Teniendo en cuenta que ha luchado contra sus problemas de salud en los últimos meses, la princesa está actualmente convaleciente y continuará haciéndolo durante las próximas semanas, dándole tiempo a recuperarse de un estado de profunda fatiga general".

Así pues, la primera dama no estará presente en la celebración de la fiesta nacional de Mónaco el 19 de noviembre y se mantendrá fuera de la agenda institucional por unos meses, aunque no se ha especificado cuántos. Las fuentes oficiales también se pronuncian sobre uno de los rumores que se han extendido por el país tras su regreso, que afirman que ella no vive en palacio sino en un apartamento alquilado. "La ubicación de la princesa seguirá siendo estrictamente confidencial", han respondido pidiendo que se respete la privacidad. Esto, lejos de despejar dudas, las aumenta.

¿Qué le pasa a Charlène?, ¿va todo bien en su matrimonio? Las informaciones que apuntan a que la pareja real podría atravesar una fuerte crisis toman fuerza con este nuevo comunicado. Sin embargo, también podría tratarse de un problema emocional, sumado a su convalecencia, pues para la princesa ha sido muy duro permanecer más de seis meses en Sudáfrica, alejada de sus hijos. Lo cierto es que en sus primeras imágenes de vuelta a Mónaco la vimos bastante más delgada pero muy cariñosa con su familia y en especial con su marido. 

Se intuía que las cosas no iban bien, pues la princesa no ha acompañado a Alberto en su reciente visita a Dubai. Nuevamente el soberano viajó con una de sus hermanas, Estefanía en esta ocasión, que ejerció de perfecta sustituta de la primera dama. Y esto se repetirá mucho a partir de ahora, por lo que Carolina volverá a tener un papel preponderante en la agenda institucional, como ha venido sucediendo durante la ausencia de Charlène. No veremos a la ex nadadora sudafricana en el balcón de palacio en el Día Nacional, al lado del príncipe y sus hijos para saludar como viene siendo tradicional, pues en el comunicado oficial se confirma que no participará en las celebraciones. 

Pese a la preocupación y a la incógnita de qué le pasa a la princesa, se trata de tranquilizar a la opinión pública asegurando que lo único que se pretende con esta retirada temporal de la vida pública es que ella se puede recuperar totalmente para reincorporarse a sus labores. No quieren que sufra una recaída y prefieren que descanse un tiempo.

Continúa leyendo