Vídeo de la semana

¿Qué reglas deben cumplir las jóvenes de la realeza?

Ser una niña perteneciente a una familia real no es una tarea sencilla. Existen protocolos especiales con los cuales cumplir, también, una serie de aspectos vinculados con la imagen, el tono de voz y la cadencia que se requieren para representar el linaje al que se hace honor.

Sofia y Leonor de Borbon
Gtresnews

Con su gran tradición marcada por una fuerte impronta histórica, la monarquía se asegura de que sus miembros más jóvenes, particularmente las niñas y adolescentes, sigan al pie de la letra las instrucciones reales para llevar a cabo sus deberes con total celeridad y rectitud. Todo a su ritmo, con la mayor corrección y prudencia. En esta nota repasamos algunos aspectos centrales del deber ser impuesto por la corona. 

Comenzaremos haciendo hincapié en la rutina de descanso nocturno al que las niñas de la realeza deben atenerse. Los horarios para dormir son tan estrictos como las tradiciones que guardan cada una de sus actividades. Aquí, uno de los factores más relevantes es el sueño y no nos referimos al anhelo de ser coronadas, sino al hecho de dormir al menos ocho horas diarias para dar con el perfil adecuado. Desvelarse no está en los planes. De hecho, no está bien visto ya que el buen descanso garantiza la frescura, el semblante esperado y la presencia correcta. La imagen es todo, así que el estrés y la vida social nocturna no forman parte de la ecuación. Cada nuevo día es una ocasión para dar con el perfil adecuado.

Sofia y Leonor de Borbon
Gtresnews

En cuanto a la alimentación, vale destacar que siempre tiene que ser saludable. Las claves de una dieta balanceada radican en un menú diseñado en base a proteínas, vegetales y frutas. Saltearse las comidas no es la regla. Cada mañana, las niñas de sangre azul deben tomar su desayuno. Luego, le siguen el almuerzo, la merienda y la cena. Se fomenta la nutrición completa, pues a través de la ingesta de alimentos balanceados se garantiza el funcionamiento de las funciones metabólicas y cognitivas, que no solo contribuyen con el buen semblante, sino que además ayudan al reparo de la mente, lo cual es fundamental a la hora de tomar buenas decisiones y evitar el estrés innecesario.

Otro eje es mantener un contacto apropiado con el flujo de información al que las jóvenes de la realeza deben estar expuestas. Lejos de estar todo el tiempo en contacto con la TV, ellas deben poner su atención en los eventos del mundo sin formar parte de las burbujas mediáticas usualmente vinculadas con las historias prefabricadas y el cotilleo. El foco es claro: los acontecimientos en tiempo real no son compatibles con las narrativas televisivas, que generalmente están plagadas de críticas y noticias que pueden perjudicar su imagen y autoestima. 

Sofia y Leonor de Borbon
Gtresnews

¿Qué ocurre con el mundo de las redes sociales? La tendencia es limitar la conectividad con la web. Por el contrario, se las incentiva a desarrollar actividades al aire libre y de índole cultural. Cultivar la educación, el hábito de la lectura, el amor por las artes y los momentos lúdicos. Se trata de que reciban los estímulos apropiados, vinculados con la belleza y la verdadera conexión con la naturaleza y el conocimiento intelectual. 

Hablar idiomas es sustancial. Los miembros de la realeza están expuestos a diferentes culturas, con lo cual el dominio de los idiomas es imperativo, pues se trata de aprender a desenvolverse con total naturalidad en materia de relaciones internacionales. Al mismo tiempo, el dominio del inglés es un must. Es por ello, que se les asignan niñeras de habla inglesa desde muy pequeñas.

Nicolás Pesce

Nicolás Pesce

Lo más lindo de la vida es conocer el mundo. Viajé por 27 países, soy experto en hoteles y apasionado por las redes sociales. Enamorado de la moda y amante del arte. Ser feliz es mi lema. Con alegría, optimismo y buen rollo, la vida se pasa mejor. 16 años haciendo moda por el mundo y espero que sean muchos más. Mis padres me pusieron el nombre cómo si hubiera nacido un príncipe: Nicolás Oscar José Pesce Freijo, la realidad supera la ficción, casi siempre. Soy argentino pero mi abuela nació en Lugo, por eso amo tanto España y la palabra “Vale”.

Continúa leyendo