Vídeo de la semana

Sale a subasta el broche de Victoria Eugenia que Letizia querrá tener en su joyero

La reina Victoria Eugenia siempre ha sido conocida por su extensa colección de joyas, entre las que destacan algunas de las más importantes de la Casa de Borbón.

Victoria Eugenia
Gtres

No es ningún secreto que la reina Victoria Eugenia era una gran amante de las joyas. Prueba de ello es la extensa colección de piezas que ha legado a las generaciones posteriores, entre las que destacan alhajas como las pulseras gemelas o la diadema de las lises. Joyas todas ellas regalo de su marido, el rey Alfonso XIII, que le obsequiaba a la Reina con un chatón de diamantes cada vez que tenía un desliz. Ahora, una de las joyas de la consorte ha llegado a una de las casas de subastas más prestigiosas del mundo, Sotheby’s, que la subastará el próximo mes de noviembre.

Se trata de un broche de zafiros y diamantes que podría alcanzar un precio de 120.000 euros. Una exclusiva pieza elaborada por la casa Cartier en torno a 1933 y que consta de un zafiro en talla cabujón de 25,20 quilates de origen birmano rodeado de diamantes de talla circular, baguette, bala y cometa. Forma parte del lote 163 de la subasta Magnificent and Noble Jewels de la casa, que ya lo subastó en el año 1999. La pieza es una de las más desconocidas del joyero de la Reina, pero fue una de las que más utilizó en sus últimos años. De hecho, es especialmente importante porque a su regreso a España con motivo del nacimiento del entonces príncipe Felipe, la Reina asistió a su bautizo ya que fue la madrina, al igual que lo había sido del rey Juan Carlos. Ena llevaba casi cuarenta años sin pisar España cuando llegó a Madrid para acudir al bautizo, celebrado el 8 de febrero de 1968 en el Palacio de la Zarzuela.

Victoria Eugenia
Gtres

En esta visita a Madrid, la Reina no se alojó en Zarzuela, sino en el Palacio de Liria, invitada por otra de sus ahijadas, la duquesa de Alba, Cayetana Fitz-James Stuart. A su llegada, fue recibida por la multitud en el aeropuerto y su anfitriona no dudó en organizar una recepción en su honor para todos aquellos que querían saludar a la última reina de España. Una cita en la que Victoria Eugenia lució el broche que ahora sale a subasta como complemento a un sencillo vestido oscuro. La Reina se sentó en un sillón y fue saludando a todo aquel que se acercaba, incluso la artista Pastora Imperio.

Ahora la pieza vuelve a estar en el mercado, una ocasión excepcional para que la Casa Real la recupere y vuelva a formar parte del joyero de pasar. ¿Quién sabe?

Continúa leyendo