Salen a la luz las vacaciones secretas y de perfil bajo de los Cambridge antes de un nuevo confinamiento

La pareja ha pasado unos días de descanso con sus tres hijos en un lugar cargado de referencias para los príncipes Harry y William

Los duques de Cambridge se acaba de tomar unos días de descanso en compañía de sus hijos aprovechando lo que en la cultura anglosajona se conoce como el ‘half term’. Debido a que los tiempos no son los más propicios para un viaje, la pareja ha optado por quedarse dentro de las fronteras del Reino Unido, como ya hicieron el pasado verano, cuando debido a la pandemia prescindieron de sus tradicionales vacaciones caribeñas.


Esta vez, la familia al completo, en lugar de quedarse en su residencia de Norfolk, Amner Hall -otro de sus destinos predilectos para desconectar del bullicio de Londres-, se ha trasladado hasta las islas Sorlingas, concretamente hasta la de Tresco. Las Sorlingas son un pequeño archipiélago de cinco islas ubicado en la costa de Cornualles. Allí estuvieron el pasado mes de julio y este fue uno de los destinos a los que viajaron los príncipes Harry y William en el año 1989 en compañía de sus padres, Carlos y Diana.

Cambridge
Gtres

Aunque las Sorlingas no son un destino habitual de manera oficial para los Cambridge, allí sí que viajan a menudo el príncipe Carlos y su esposa, duquesa de Cornualles. De hecho, el hijo mayor de la reina Isabel tiene una casa en la isla de St Mary. Una bonita propiedad con jardín y vistas al mar que, aunque se construyó a finales de los años sesenta, ha sido reformada recientemente y se encuentra en alquiler a través de la plataforma de alquiler vacacional del ducado de Cornualles. Se sabe que los Cambridge no recurrieron a esta propiedad, sino que se alojaron en una sencilla casa.
 
A pesar de que no hay imágenes de los Cambridge en las islas, hay testigos que les han visto por la zona y aseguran que parecían una familia completamente normal aprovechando los momentos previos al nuevo confinamiento domiciliario para tomarse un descanso. Un confinamiento que en esta ocasión tendrá una duración de un mes, aunque de momento no afectará a los centros educativos, de manera que los hijos mayores de Kate y William podrán continuar con su formación presencial.
 
La noticia de estas discretas vacaciones familiares ha coincidido con que el príncipe William ha confirmado que el pasado mes de abril dio positivo en coronavirus. Una información que ha sorprendido al Reino Unido pero que desde el entorno más directo de los Cambridge han preferido mantener en secreto para evitar preocupar en exceso a los británicos en momentos ya de por sí complicados. No hay que obviar que el príncipe Carlos, heredero a la Corona, fue uno de los primeros en dar positivo y que la Reina se confinó rápidamente al formar parte de uno de los colectivos de más riesgo al virus.

Continúa leyendo