Vídeo de la semana

Sonia de Noruega, vacaciones adelantadas a bordo del yate real: descubrimos sus secretos

Pese a los tiempos que corren, la reina Sonia se ha embarcado en una nueva aventura a bordo de ‘Norge’

Sonia de Noruega
Gtres

Está a punto de cumplirse medio año desde la trágica muerte de Ari Behn, exmarido de Marta Luisa de Noruega, que se quitó la vida el 25 de diciembre de 2019 a la edad de 47 años y dejando tres hijas adolescentes: Maud Angelica, Leah Isadora y Emma Tallulah. Un fallecimiento que conmocionó a la sociedad noruega y que supuso un duro mazazo para toda la Familia Real. Aunque en un principio la llegada del polémico escritor a la Familia Real supuso un disgusto para Harald y Sonia, quienes no veían con buenos ojos al hombre elegido por su hija, finalmente se hizo un hueco en sus corazones. “A la reina le gustaría asesinarme más de una vez”, relataba Ari Behn en una entrevista a 'Vanity Fair' hace unos años; y cierto es que aunque hayan tenido sus desencuentros, entre ellos nació una bonita relación que continuó en el tiempo tras el divorcio del escritor y la Princesa. El tiempo ha pasado y, aunque, lentamente, las heridas van curando. 

Es por eso que la Familia Real ha tenido que volver a poner en marcha su vida a pesar de los obstáculos. La Casa Real noruega confirmaba el pasado lunes que la reina Sonia se tomaba unas vacaciones por adelantado. Junto a unos amigos, la consorte viajaba por la costa a bordo del Royal Yacht en un viaje privado. Partían así de Stavanger para finalizar la travesía en la ciudad de Kristiansund.

 



El clásico yate ‘Norge’ fue un encargo de Sir Thomas Sopwith, empresario aeronáutico y gran regatista, a Camper & Nicholsons. Fue construido en Gosport, en Gran Bretaña, entrando en servicio en 1937 con el nombre de ‘Philante’ y siendo uno de los yates más grandes de su tiempo, utilizándolo su dueño como base para las regatas. Durante la Segunda Guerra Mundial fue requisado por la Royal Navy inglesa y sirvió principalmente como escolta de convoys. Al finalizar la contienda fue devuelto a su dueño original, pero en 1947 fue comprado por Noruega con el objetivo de reconstruirlo y regalárselo como yate real al rey Haakon con motivo de su 75 cumpleaños.

Sonia de Noruega
Gtres

El barco fue reformado y sus interiores rediseñados por Finn Nilsson, cambiando su nombre por el de ‘Norge’. Sus características principales son 80,2 metros de eslora, manga de 11,6 y un desplazamiento de 1.628 toneladas, con una tripulación de 54 personas. Desde entonces, el yate real ha pasado a ser el símbolo naval de la Monarquía nórdica.

Continúa leyendo