Susto en Luxemburgo: Suplantan la identidad del príncipe Guillermo en Twitter

El recién estrenado papá se ha convertido en el objetivo de una cuenta falsa que utiliza su imagen

Luxemburgo
Gtres

No todo son alegrías en la corte de Luxemburgo. Después de unos días de grandes emociones marcados por el nacimiento del primer duque de los príncipes Guillermo y Stephanie tras casi ocho años de matrimonio, parece que la Casa Ducal ha tenido que emprender acciones legales por una cuestión relacionada con una posible suplantación de personal del recién estrenado papá. Tal como han informado fuentes directas de Palacio, a través de un comunicado, existe una cuesta en Twitter en la que se utiliza el nombre de Su Alteza de forma fraudulenta. “Desde la Corte se hace constar que la cuenta “Guillaume Jean De Nassau” (@JeanNassau) no tiene conexión alguna con el heredero del Gran Duque”, reza el texto. De la misma el comunicado confirma que es una falsificación y solicita a la población que no se le otorgue ningún tipo de crédito a la cuenta: “Instamos al público a no darle ningún crédito, ya que el Mariscal de la Corte ha iniciado las acciones y procedimientos necesarios al respecto”, concluye el texto.

El perfil se abrió este mismo mes con una foto en uniforme del Príncipe y un texto en el que hace constar que se encuentra al servicio de los luxemburgueses. A pesar de que la cuenta no ha mostrado ningún tipo de actividad, tiene ya 147 seguidores, una cifra bastante escasa que podría obedecer a las recomendaciones establecidas por el gabinete de la Casa Ducal. Con lo que sí cuenta es con un número más extenso de perfiles a los que sigue, hasta 733, entre los que se incluyen cuentas de todo tipo, la mayoría de Luxemburgo, pero también de otras zonas del mundo y de diferentes ámbitos sociales.

Aunque por ahora se desconoce quién está detrás de este perfil falso, desde Palacio confirman que se están llevando a cabo las pertinentes investigaciones para poder poner freno a una cuestión que ha empañado ligeramente la alegría del país ante la esperada llegada de su próximo heredero.

Continúa leyendo