The Crown: el drama de las primas de Isabel II declaradas muertas y enviadas a un manicomio

La serie de Netflix ofrecerá su versión del vergonzoso escándalo que envolvió a Katherine y Nerissa Bowes-Lyon, sobrinas de la Reina Madre, abandonadas y olvidadas durante décadas por su familia.

La nueva temporada de la exitosa serie de Netflix “The Crown” tiene una clara protagonista: Diana de Gales. A pesar de que esta nueva entrega estará centrada en el romance del Príncipe Carlos y Lady Di, hay otras historias paralelas que llamarán la atención de la audiencia. Con permiso de la impactante aparición de Gillian Anderson como Margaret Thatcher, la serie indagará en uno de los episodios más oscuros de la historia reciente de los Windsor, casi equiparable al misterio de los príncipes de la Torre, hijos de Eduardo IV e Isabel Woodville.
 
Este episodio está directamente relacionado con la reina Isabel, ya que tiene que ver con dos de sus primas, hijas de un hermano de su madre, Elizabeth Bowes-Lyon. Se trata de las hermanas Katherine y Nerissa Bowes-Lyon, que cuando tenían quince y veintidós años respectivamente, fueron encerradas en la Royal Earlswood Institution for Mental Defectives en Redhill, a causa de su supuesto retraso mental. Esta institución, a la que se llamaba “El asilo de los ididotas”, fue su hogar gran parte de sus vidas y según los informes, nunca recibieron una visita de su familia.
 
Las primas de la Reina pacedían un retraso mental debido a una cuestión genética relacionada con su madre. Hijas de John Bowes-Lyon y Fenella Hepburn-Stuart-Forbes-Trefusis. La pareja tuvo cinco hijos: Patricia Bowes-Lyon, que murió en la infancia;  Anne, Nerissa, Diana y Katherine.  Las hermanas tuvieron la desgracia de haber nacido en una época en la que la discapacidad mental se consideraba una amenaza para la sociedad y estaba vinculada a la promiscuidad, la crianza irresponsable y pecados, características que se asociaban con las clases bajas. Por este motivo, para la familia, las jóvenes eran un problema que había que atajar para evitar cualquier tipo de amenaza a su posición social y vieron en el ingreso en la institución mental la solución perfecta, sobre todo a raíz de la boda de Elizabeth Bowes-Lyon con el entonces duque de York, más tarde, rey Jorge VI. Además de Katherine y Nerissa, otras tres de sus primas, hijas de la hermana de su madre, también estuvieron ingresadas en el mismo centro, ya que compartían discapacidad con ellas.
 

Reina madre
Gtres

No fue hasta la década de los ochenta cuando se reveló que las primas de la reina Isabel habían sido declaradas muertas antes de ser internadas en el Hospital Earlswood, aunque desde el entorno del clan Windsor se negó este dato. Lord Clinton aseguró que su tía Fenella se había confundido al completar el registro. Pese a que se tiene constancia de que la reina madre sabía que sus sobrinas fueron registradas como fallecidas por un presunto error, nunca visitó a ninguna de ellas y aparentemente no vio ninguna contradicción en su apoyo a la organización “Mencap”, que lideraba una campaña contra las familias que colocan a sus parientes con problemas mentales en manos del Estado.
 
Nerissa falleció a los 66 años en 1986, a los sesenta y seis años y Katherine murió en 2010, con ochenta y siete. Una de las enfermeras que las atendió,  Onelle Braithwaite, comentó en una ocasión: “Hoy probablemente recibirán terapia del habla y se comunicarán mucho mejor. Ellas entendían más de lo que piensas. Era muy triste. Piensa en la vida que podrían haber tenido. Eran dos hermanas adorables”.
 
Ahora, con la nueva temporada de  “The Crown”, se va a mostrar a ambas mujeres viendo a la reina Isabel, su prima, llegando a la Royal Variety. Además, hay un momento en el que la princesa Margarita, conocida por su carácter rebelde, increpa a su madre su actitud hacia las jóvenes.
 
 

Continúa leyendo