Vídeo de la semana

Todo lo que no hemos visto del mensaje del Rey

Don Felipe dejo entrever algunos detalles implícitos durante su discurso por el coronavirus

Felipe VI
Gtres

El pasado miércoles, el Rey ofreció un discurso público ante la situación propiciada por el coronavirus. Después de haber sido protagonista tras haber renunciado a la herencia de su padre, Juan Carlos de Borbón, con origen desconocido o ilegal, el monarca lanzó un mensaje al pueblo español. Don Felipe, haciendo también alusión a Doña Letizia y a sus dos hijas, pidió tranquilidad y compromiso por parte de todos para acatar las recomendaciones y obligaciones impuestas por las autoridades competentes para intentar prevenir una mayor expansión de esta pandemia.

Pese a la situación en la que se encuentra la Casa Real, el soberano intentó alentar a los españoles, ya que si todos actuamos de manera correcta, todo volverá antes a la normalidad y seremos “una nación más unida”. Pero más allá de ese pequeño discurso de tan solo 7 minutos, el Rey dejó entrever unos pequeños detalles que probablemente decían mucho más que las palabras.

El discurso tuvo lugar en el Palacio de la Zarzuela, concretamente en una de las salas más amplias, el ‘Salón Magnolia’. Los mensajes suelen tener lugar en salones de audiencias mucho más pequeños que este, pero la importancia de la ocasión puede que hiciera que el monarca cambiara de escenografía. Además, únicamente se podían ver dos banderas. Ningún otro elemento más personal formó parte de la sala, como ocurre durante el tradicional mensaje navideño, debido a que este asunto tiene mucha más seriedad y trascendencia.

El monarca lució una corbata carmesí, color característico del escudo la Casa Real. Este símbolo podría ser un guiño hacia la Corona en este momento tan complicado, mostrando que a pesar de la situación, la Familia se encuentra más fuerte y más unida que nunca.

Ante esta situación tan arriesgada para el país, el monarca decidió no sentarse como en otras ocasiones, apoyándose únicamente en la movilidad de las manos y en la exagerada gesticulación, pero con tono conciliador.

Este mensaje podría asemejarse al que dio el soberano tras el referéndum de Cataluña en 2017. No obstante, en ese momento decidió dirigirse al pueblo detrás de su mesa de despacho, un escenario al que también han acudido en esta ocasión otros royals para lanzar mensajes de concienciación a sus ciudadanos, muy similares a los de Don Felipe.

Mientras duró el discurso, el hijo de la reina Sofía no hizo alusión alguna al tema relacionado con su padre, dando toda la importancia del mensaje únicamente al coronavirus, la pandemia que ha puesto a toda España en alerta y por la que todos los sanitarios luchan día tras día.

Continúa leyendo

#}