Todos los detalles de la esperada reaparición de Charlene de Mónaco

La princesa ha vuelto a protagonizar una estampa familiar junto a Alberto de Mónaco y sus dos hijos, tras una prolongada ausencia por enfermedad.

La princesa Charlene de Mónaco se ha convertido este domingo en la protagonista del último posado oficial de la Casa Principesca, después de varios meses de ausencia por enfermedad. La mujer de Alberto II de Mónaco parece haber superado unos problemas de salud que le han obligado a permanecer más de ocho meses alejada del Principado. Y es que la princesa de Mónaco contrajo una infección otorrinolaringológica durante su viaje a Sudáfrica del pasado año. Una infección por la que tuvo que ser operada hasta en tres ocasiones, y que le ha llevado a ingresar durante unos meses en una clínica de Zúrich.

La mujer del príncipe Alberto ha elegido el Domingo de Resurrección para reaparecer oficialmente en público, con un precioso posado familiar junto a su marido y sus dos hijos, Jacques y Gabriela. Un mes después de su vuelta al Palacio, la exnadadora ha querido aprovechar las fiestas de Pascua para dar muestras de su recuperación. Y lo ha hecho gracias a unas fotografías publicadas por el perfil oficial de la Casa Principesca, y que la propia Charlene ha compartido en su cuenta de Instagram. Una imagen propia de la Pascua, en la que aparece la figura de un conejo acompañado de un huevo de chocolate gigante, y en la que se puede apreciar cómo disfrutan de unas vacaciones en familia después de una temporada muy difícil para la princesa. También se ha publicado una fotografía en la que se puede ver a la familia en una misa privada, en la que aparecen sentados en un banco atendiendo a esta tradicional misa de Pascua.

Charlene y Alberto de Mónaco junto a sus hijos Jacques y Gabriela
@hshprincesscharlene

De esta forma, parece que la princesa Charlene deja atrás unos problemas de salud que le han llevado a permanecer más de ocho meses alejada de su familia. En marzo del pasado año viajaba a Sudáfrica en una misión contra la caza furtiva de rinocerontes. Durante su estancia en su tierra natal, la princesa de Mónaco tuvo que hacer frente a una grave infección en oídos, nariz y garganta por la que tuvo que ser operada hasta en tres ocasiones, y que hizo que Charlene tuviera que alargar su estancia más de lo previsto. Su viaje al continente africano, centrado en la conservación de la fauna salvaje y en la lucha contra la caza furtiva, se prolongó debido a una grave infección que contrajo tras someterse a un levantamiento de senos paranasales e injerto óseo. Un delicado estado de salud que le obligó a pasar por quirófano hasta en tres ocasiones y que ha hecho que se mantenga ausente de la vida pública durante casi un año.

El pasado 8 de noviembre, la princesa Charlene regresaba a Mónaco tras más de seis meses de recuperación en tierras africanas. Pocos días después, el 16 de noviembre de 2021, el palacio de los Grimaldi emitía un comunicado en el que se anunciaba que los problemas de salud de Charlene le impedían incorporarse a sus obligaciones oficiales: “La Princesa sufre fatiga general profunda y necesita un período de calma y descanso”. Un descanso forzado que le llevó a recluirse en una clínica especializada en Zúrich, para reponerse sobre una dolencia que “no es solo física”, tal y como confesaba el príncipe Alberto hace solo unos meses. "Hay fatiga, no solo física, que solo se puede tratar con un periodo de descanso y seguimiento”, aseguraba entonces. “Charlene no está en el Principado, pero podremos visitarla muy pronto" añadía el príncipe Alberto.

Charlene y Alberto de Mónaco
Gtres

El Paracelsus Recovery fue el lugar elegido por la princesa Charlene, una clínica especializada en adicciones y problemas de salud mental; donde el pasado 25 de enero tuvo que celebrar su 44 cumpleaños en soledad. Meses después, el pasado 12 de marzo la Casa Real de Mónaco daba la buena noticia del regreso de Charlene al Principado después de más de cuatro meses ingresada en la clínica de los Alpes. Y lo hacía a través de un breve comunicado en el que aseguraba que “como resultado de la alentadora recuperación de la princesa Charlene y la aprobación de sus médicos, Sus Altezas se complacen en anunciar que la Princesa continuará ahora su convalecencia en el Principado, con su esposo e hijos a su lado”. Y lo hacía en un marco idílico, en Roc Agel, el palacio de verano de la familia principesca ubicado en la ciudad de Peille y con vistas al Principado monegasco.

Continúa leyendo