La anécdota del reencuentro de Charlène y Alberto de Mónaco que te hará morir de amor

El príncipe y sus hijos al fin han viajado a Sudáfrica. Mucho amor entre la pareja y una inesperada sorpresa que la pequeña Grabiella le tenía preparada a su madre...

Tres meses después de que se vieran por última vez, al fin se ha producido el esperado viaje de la familia real monegasca a Sudáfrica. Tenemos todos los detalles del reencuentro de Alberto y Charlène de Mónaco, que ha estado plagado de ternura y gestos románticos. Pero también ha habido una divertida anécdota que te hará adorar aún más a la hija de los príncipes, Gabriella.

Han sido los protagonistas quien han compartido las imágenes familiares en sus redes sociales, demostrando una vez más que los rumores de divorcio no tienen fundamente. Hemos visto a Charlène muy amorosa con su marido, abrazándole y besándole, feliz de volver a estar de su lado. Las declaraciones que hacía recientemente la tía de Alberto de Mónaco, Christa Mayrhofer-Dukor, aseguraba en una entrevista que la ruptura de la pareja era inminente, pero no lo parece...  Pese a lo duros que han sido los últimos meses, el matrimonio se muestra unido. ¡Alberto apoya a su mujer en la lucha contra la caza furtiva del rinoceronte, como demuestra con la camiseta que luce!

 

El soberano de Mónaco y su mujer, además, demostraron lo compenetrados que están luciendo ropa de safari muy similar. Ambos con sombrero y ella con una sudadera de camuflaje de Ralph Lauren. No se dejó nada al azar, las fotos del reencuentro de Charlène y Alberto han querido dejar claro que entre ellos todo está bien: siguen 'in love'.

Si estas fotos tan románticas han gustado a los fans de la pareja, hay otro detalle de la reunión que te hará morir de amor. Sorprendió ver a la pequeña Gabriella con un extraño corte de pelo en las primeras imágenes de la familia en Sudáfrica. El flequillo, a trasquilones y en pico, algo muy poco royal para una pequeña princesa... Su madre explicaba así el cambio de look de su hija: "Gabriella ha decidido cortarse ella misma el pelo. Lo siento, mi bella, he intentado arreglarlo lo mejor que he podido". ¿Será que la niña quería imitar el radical corte de Charlène?".

La primogénita de Alberto de Mónaco, de seis años, no parecía muy contenta con el resultado, a juzgar por la carita de enfado que tiene en algunas de las fotos. Desastres capilares aparte, tanto ella como su hermano, Jacques, están absolutamente encantados de haberse podido reunir con su mamá en Sudáfrica. La han echado mucho de menos, aunque han estado en permanente contacto a través de videollamadas.

No se sabe cuánto tiempo permanecerán el príncipe y sus hijos en Sudáfrica, aunque seguro que no tanto como a la ex nadadora le gustaría. "Estoy muy feliz de que mi familia esté de vuelta conmigo", ha escrito ella, que tendrá que quedarse en su país de origen hasta el mes de octubre. Desde el pasado mes de mayo, fecha en la viajó al continente africano, esta es la segunda vez que puede pasar tiempo con los suyos y eso, sin duda, va a ser clave en su recuperación tras su última intervención. ¡No hay nada más curativo que el amor!

Continúa leyendo