Total white, diadema en zigzag y complementos de altura: Rania de Jordania tiene las claves del look de anfitriona perfecta

La esposa del rey Abdalá ha vuelto a dar una lección estilística en su bienvenida a Amán a los reyes Harald y Sonia de Noruega

Rania de Jordania
Gtres

Rania de Jordania ha vuelto a dar una elección estilística. La monarca jordana ha hecho uso a su buen gusto para dar la bienvenida en el Al Husseiniya Palace de Amman a los reyes Harald y Sonia. Los soberanos noruegos aterrizaron en la capital de Jordania el pasado lunes para comenzar su visita oficial por petición expresa de Abdalá II y su esposa. Como no podía ser de otra manera, Rania ha acaparado todas las miradas gracias a su look idóneo para la ocasión, combinado con unos complementos también ideales.

La kuwaití dejó a un lado su predilección por los diferentes estampados a los que nos tiene acostumbrados para enfundarse en un vestido cruzado en crepé total white de la firma Izeta. Además, resaltó aún más su esbelta figura con un fino cinturón a tono. Esta técnica ya la habíamos visto en más de una ocasión de la mano de Kate Middleton y Doña Letizia, y es que ha quedado demostrado que ambas royals se han convertido en las referentes de estilo de Rania en los últimos meses.

Rania de Jordania
Gtres

Pero el vestido ‘blazer’ no fue lo único que destacó del outfit. La esposa del rey Abdalá se decantó por un bolso de mano con una agarradera a modo de pulsera en tono de piel marrón de Maison Halaby Roma, junto a unos stilettos de Dior. En este caso, los zapatos si que llevaban el ‘sello Rania’ y lucían print en tonos tropicales y dorados a los que ya había acudido en otros actos, desde que tuvo lugar el lanzamiento del modelo en 2017.

Para poner el broche de oro al look, la Reina jordana ha decidido dar una vuelta de tuerca y ha optado por un peinado noventero al que ha añadido una diadema en zigzag, un complemento que creíamos que había quedado en el olvido y parece que estará de vuelta a nuestros tocadores en menos tiempo del que creemos.

Después de dejar a todos los presentes atónitos con su elección, en la cena oficial de gala en honor a sus invitados tampoco fue muy diferente. Rania dejó a un lado los tonos mate para escoger una falda maxi en ‘classic blue’ adornada con un estampado metalizado que coincidía con el color de la blusa, de cuello alto y mangas fluidas, una combinación con la que decidió dar todo el protagonismo a su figura. Para poner el punto y final a un día verdaderamente ajetreado, Rania escogió joyas en dorado acordes con la blusa y un clutch azul, a juego con la falda. Además, también “se saltó” el protocolo al lucir un reloj que recordaba mucho a los famosos modelos ‘Smartwatch’, una elección nada convencional en royals en estas ocasiones.

Continúa leyendo