Una multa de 10.000 euros: el precio que ha tenido que pagar Joaquín de Bélgica por sorprender a su novia (y saltarse la cuarentena)

El sobrino del rey Felipe de los Belgas cuenta con un plazo de 15 días para recurrir o abonar la sanción

Una mala decisión que le ha costado al sobrino del Rey de Bélgica buena cantidad de dinero. La Subdelegación del Gobierno de Córdoba ha impuesto una multa de 10.400 euros al príncipe Joaquín por saltarse el confinamiento que marca el estado de alarma al llegar a España el pasado 24 de mayo para sorprender a su novia, considerando su irresponsabilidad como una falta grave contra la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana.

Tras recibir la notificación del inicio del expediente, el príncipe Joaquín de Bélgica tiene 15 días para presentar alegaciones o abonar la multa, lo que conllevaría una disminución del 50 por ciento del importe. Así lo ha afirmado el funcionario que instruye el expediente, aplicando el artículo 54 de la Ley de Seguridad Ciudadana que recoge que “una vez notificado el acuerdo de incoación del procedimiento para la sanción de infracciones graves o leves, el interesado dispondrá de un plazo de quince días para realizar el pago voluntario con reducción de la sanción de multa, o para formular las alegaciones y proponer o aportar las pruebas que estime oportunas”.

El informe de la Policía Nacional apunta que el príncipe Joaquín reconoció haber asistido a dos reuniones. La primera fue una merienda que se celebró en la finca familiar de la novia del príncipe belga en Hornachuelos, un encuentro estrictamente familiar al que asistieron 12 personas. El segundo encuentro ocurrió un día después en la casa familiar de Córdoba con unas 15 personas -el límite máximo permitido en aquellas fechas-.

Si Joaquín de Bélgica admite los hechos, el procedimiento se cerrará sin necesidad de dictar resolución expresa el día en que se realice el pago, aunque la sanción será recurrible ante el orden jurisdiccional contencioso-administrativa, según la Ley de Seguridad Ciudadana. En caso contrario, el expediente pasará a "procedimiento sancionador ordinario", perderá la opción de la rebaja de la multa y se abrirá el trámite para la práctica de las pruebas que haya podido solicitar.

El príncipe belga reconoció el pasado 31 de mayo “no haber respetado todas las medidas de cuarentena” durante su viaje a España y pidió “disculpas” por ello, al tiempo que afirmó que “en estos momentos difíciles no pretendía ofender ni faltar al respeto a nadie”. Una irresponsabilidad que no le ha salido nada barata.

Continúa leyendo