Vídeo de la semana

Una y no más: la joya que Meghan Markle no volverá a lucir

Como consecuencia de su retiro de la 'vida royal', la esposa del príncipe Harry no volverá a llevar uno de sus complementos fetiche, las tiaras.

Meghan Markle
Gtres

Uno de los inconvenientes con el que no contaba Meghan antes de abandonar Buckingham ha sido el de deshacerse de uno de sus complementos favoritos: las tiaras.

Desde que se anunció su enlace con el príncipe Harry, la exactriz soñó con lucir una de las tiaras con más relevancia del Joyero Real de la reina Isabel. Meghan se encaprichó de la tiara de esmeraldas ‘Vladimir’, pero la abuela de su marido dio un golpe en la mesa y optó por prestarla la tiara ‘’Thursday Lozenge Bandeau’, que perteneció a la reina Mary y consta de un gran valor sentimental dentro de la colección. A pesar de los impedimentos, la duquesa lució radiante en el día de su boda a pesar de no contar con la diadema de sus sueños.

Tras la decisión de los Sussex, a la que la mismísima reina Isabel ha dado el visto bueno, será la cuñada del príncipe Guillermo quien no acudirá a recepciones de estado, y como consecuencia no volverá a conjuntar sus looks con esta pieza brillante y exclusiva como broche final.

Isabel II será la que permita (o no) que Meghan Markle luzca de nuevo una tiara en algún evento de gran magnitud en el que la pareja esté presente apoyando al clan Windsor. No obstante, todo apunta a que la monarca británica le negará el privilegio y será Kate Middleton la única que tendrá el poder de lucirlas.

La predilección de Meghan por las tiaras es un hecho. La madre del pequeño Archie ha intentado llevar este complemento cuando ha podido, pero la madre de Carlos de Gales se opuso en algunas ocasiones ya que “no procedía” por razones de protocolo. Markle es la mujer del príncipe no heredero, y por tanto se debe marcar la diferencia con la futura reina consorte, la duquesa de Cambridge, para la que la esposa de Felipe de Edimburgo ha reservado las mejores piezas del joyero.

Continúa leyendo