Vídeo de la semana

Zara Tindall: un parto real de lo más accidentado.... pero no el único

La nieta de Isabel II dio a luz en el baño de su casa al pequeño Lucas, su tercer hijo. ¿Sabías que su abuelo, el duque de Edimburgo, nació en la cocina?

En el caso del nacimiento del nuevo bebé de la casa real británica no se puede decir aquello de madre e hijo ya están en casa... porque fue en casa precisamente donde se produjo el alumbramiento. Zara Tindall y su marido, Mike, jamás olvidarán la manera en que el pequeño Lucas Philip decidió venir al mundo, a toda prisa. El feliz papá ha contado en su podcast, The Good, The Bad and The Rugby cómo a su esposa ni siquiera le dio tiempo a salir hacia el hospital, su tercer vástago quería salir ya. "El domingo se puso interesante porque un pequeñín llegó en mi casa… nació muy deprisa. No llegamos al hospital. En el suelo del baño… así que sí, fue correr al gimnasio, coger una colchoneta, volver al baño, ponerla en el suelo, toallas, y respirar, respirar, respirar". 

La nieta de Isabel II ya tenía experiencia en esto del parto, así que parece que colaboró y, lejos de ponerse nerviosa, lo hizo fenomenal. Así lo confirma su marido: "Fue una guerrera. Como siempre, ellas los son. Lo mejor de nacer en casa es que tan pronto como el bebé está bien envuelto, ya puede estar piel contra piel, directamente en el piso de abajo, en la sala de la televisión, con el golf puesto". Por suerte y pese a lo accidentado del nacimiento todo salió bien y Lucas Philip nacía el domingo 21 de marzo a las 6 de la tarde, con un peso de 3,75 kg, en la finca familiar de Gatcombe. Aunque la princesa Ana, abuela del pequeñín, vive muy cerca, ni siquiera hubo ocasión de avisarla. El palacio de Buckingham ha asegurado que tanto Isabel II como el príncipe Felipe están "encantados" con la noticia y "desean conocer a su décimo bisnieto en cuanto las circunstancias lo permitan". Recordemos que las restricciones del Covid y la edad de la soberana hacen aconsejable evitar reuniones familiares. ¡Pero seguro que la videollamada de rigor no ha faltado!

Aunque esto de dar a luz en casa nos llama mucho la atención en pleno siglo XXI, lo cierto es que muchos miembros de la familia Windsor lo hicieron también en el pasado; era mucho más normal. Empezando por el duque de Edimburgo, cuyo nacimiento fue aún más original que el de su nieta: él lo hizo en la mesa de la cocina del hogar familiar en la isla de Corfú, en 1921. La propia Isabel II nació en el número 17 de la calle Bruton Street, en el barrio londinense de Mayfair, y también ha tenido sus cuatro hijos en el Palacio de Buckingham. Su hermana, la fallecida princesa Margarita, dio a luz a su segunda hija, Sarah, en el palacio de Kengsinton, en 1964. Eso sí, Zara Tindall es la única royal joven que ha repetido la tradición, aunque no por voluntad propia. El nombre que ella y Miker han elegido para su tercer descendiente es un tributo al marido de la reina, que al fin ha podido abandonar el hospital tras varias semanas ingresado.

Continúa leyendo