La reina Isabel, privada de una de sus mayores alegrías por culpa del coronavirus

La monarca británica se ha visto obligada a renunciar a sus habituales paseos a caballo