¿Porqué amamos a Federico de Dinamarca?

La respuesta es sencilla: alto, esbelto, padre de familia y amante de la velocidad. Sigue encarnando el papel de príncipe perfecto.