Sarah Ferguson no está sola: Royals adictas a la cirugía estética

El secreto de belleza de muchas cabezas coronadas se esconde algunas veces en un buen cirujano plástico al que recurren para estar siempre perfectas.