Marie Claire

Charlène recupera su joya más especial para transformar un clásico ‘total black’

La Princesa ha asistido a una cena en Georgia para promover actividades relacionadas con su fundación.

No es asidua a grandes joyas, pero ello no implica que no guarde importantes tesoros en su joyero.Charlene de Mónaco se caracteriza por el minimalismo y la sobriedad en lo que respecta a la elección de alhajas, pero de vez en cuando nos sorprende con espectaculares tesoros que luce con maestría. Hace apenas unos días, la esposa del príncipe Alberto lució una de las joyas más espectaculares de su joyero en una cena de gala en Georgia, país que ha visitado en solitario en el marco de las actividades de su fundación. La Princesa ha estado acompañada por el príncipe Juan Bagration, primo lejano del rey Felipe, así como su esposa.
Charlene ha apostado por un favorecedor look en total black. Un esmoquin que le sentaba como un guante y sobre el que resaltaba un espectacular collar de diamantes. Se trata de la tiara Ocean que recibió como regalo de boda por parte del príncipe Alberto y que imita las olas del mar como guiño a su carrera como nadadora olímpica. La pieza puede ser llevada como tiara o como collar y aunque son muy escasas las ocasiones en las que hemos visto a Charlene lucirla, lo cierto es que parece preferir la forma de collar. De hecho, la sudafricana no suele lucir tiaras, ni siquiera en su enlace, en el que apostó por un discreto tocado que adornaba la parte trasera de su recogido.
La tiara Ocean fue un encargo del príncipe Alberto a los joyeros oficiales del Principado,Van Cleef et Arpels. Está compuesta por 850 diamantes que simbolizan la espuma del mar y 359 zafiros en distintas tonalidades que representan los distintos colores del océano. Cuenta además con 11 diamantes de cuatro quilates se disponen en el centro de los círculos, a modo de gotas de agua.
Una de las ocasiones en las que la Princesa ha apostado por la pieza fue en el baile de la Cruz Roja de 2011, con un vestido color magenta y silueta sirena de Carolina Herrera. Fue el primer gran acontecimiento después de su boda y un evento ideal para lucirla. Varios años después, la sudafricana rescató la tiara para posar para Vanessa Von Zitzewitz, la única vez hasta ahora que la hemos visto ‘coronada’ con la espectacular joya.

tracking