Marie Claire

Letizia reinventa el look pata de gallo siguiendo una estrategia de perfil bajo

La Reina se apunta a una de las tendencias que imperan esta temporada y demuestra que es posible darle una nueva vida a tus looks sin necesidad de estrenar

Si hay algo que tiene claro doña Letiziadesde hace varios meses es que no es momento de dispendios. Una cuestión que lleva a rajatabla en lo que respecta a sus looks. La esposa de Felipe VI ha hecho de la moderación su bandera y no para de recuperar prendas de su fondo de armario. Esta vez nos ha sorprendido especialmente por su capacidad para darle una nueva vida a una de las faldas de su vestidor que además, en estos momentos, está de plena tendencia.
Doña Letizia ha presidido en Madrid una reunión de trabajo en la sede del Real Patronato sobre Discapacidad. Una cita que ha servido para inaugurar su agenda esta semana después de unos días marcados por la ausencia del rey Felipe, que ha estado de viaje en los actos con motivo de la toma de posesión del nuevo presidente de Bolivia, Luis Arce.
En esta ocasión, en lugar de apostar por un sobrio look en clave working, esta vez la Reina ha mostrado su lado más lady. Para este encuentro, la consorte ha rescatado una falda lápiz en estampado pata de gallo en blanco y negro de Hugo Boss que estrenó en febrero de 2019 en la entrega de las Medallas de las Bellas Artes en Córdoba. La ha combinado con un original jersey de factura clásica en rojo fuerte con botones decorativos en los puños, también de la firma alemana. No podía faltar un cinturón ancho de Burberry, uno de sus accesorios fetiche las últimas semanas. Doña Letizia ha recurrido a unos salones de Lodi en degradado rojo y negro de altísimo tacón como calzado y a un elegante abrigo blanco -muy al estilo del que Meghan Markle lució el día del anuncio del compromiso con el príncipe Harry- para resguardarse del frío, aunque lo ha colocado sobre los hombros. Una vez más, ha prescindido de medias, como suele ser habitual en ella, que utiliza otros recursos estéticos como los sprays que simulan este accesorio.
Aunque no es la primera vez que la Reina se atreve con una combinación de estas características, lo cierto es que esta vez su look ha recordado más que nunca a uno de los estilismos más emblemáticos de una de las reinas de estilo del panorama royal. Se trata de Diana de Gales que, en 1990 sorprendió con un arriesgado conjunto de Moschino que combinaba estampado de pata de gallo en diferentes colores, rojo y negro.
Está previsto que la Reina retome su agenda de cara al público en unos días, el próximo jueves con varias audiencias en el Palacio de la Zarzuela, una de ellas a una representación del Teléfono de la Esperanza.
tracking