Cáncer de Mama: Investigación en estado puro

Los avances en cáncer de mama se suceden a un ritmo vertiginoso. La ciencia avanza y las expectativas para las pacientes también. La evolución de esta enfermedad ha sido exponencial.

Investigación cancer de mama
Getty Images

Por Carmen M. López

Innovación y cáncer de mama es a día de hoy un binomio indisoluble. La evolución de las terapias en esta enfermedad ha sido, como dice la jefa del Servicio de Oncología y Hematología del Hospital Clínico de Valencia, Ana Lluch, exponencial. El descenso de la mortalidad en cáncer de mama es una realidad. Un descenso gracias a la  prevención que ya se está realizando: programas de screening o cribado, disponibles en todas las comunidades autónomas. De hecho, la mamografía se ha acreditado como la prueba de cribado más efectiva. Los programas de cribado mediante  mamografía consiguen una disminución en la mortalidad por cáncer de mama. Actualmente todas las Comunidades Autónomas españolas poseen programas de cribado poblacional de cáncer de mama.

Pero el gran progreso ha venido de la mano del conocimiento de la enfermedad. Esta ha sido, a juicio de Lluch, el gran arma para identificar mejor las patologías; identificar factores de riesgo y predictivos; nuevas dianas terapéuticas; y la inmunoterapia. A día de hoy, los oncólogos consiguen analizar el genoma humano y de los tumores para conocer mejor la enfermedad y cada tipo de tumor y tomar así una decisión para ofrecer el tratamiento.

Con el desarrollo de técnicas más sofisticadas se puede analizar los genes de cada cáncer de mama. Estas técnicas han dado lugar a una clasificación más precisa que se correlaciona mejor con el riesgo de recaída de la enfermedad. La clasificación molecular establece cuatro tipos de cáncer de mama: Luminal A, luminal B , HER 2 y basal like. El subtipo Luminal A es el de mejor pronóstico y el basal like el de peor pronóstico.

Como apunta la experta, el tratamiento del cáncer de mama debe individualizarse y se basa en múltiples factores. El tratamiento óptimo requiere de la colaboración de un equipo multidisciplinar: cirujanos, oncólogos médicos y oncólogos radioterapeutas.

Clásicamente en los estadios iniciales el tratamiento del cáncer de mama se iniciaba con la cirugía y posteriormente se administraba el tratamiento sistémico, un tratamiento general que llega a todas las células del organismo, y la radioterapia. En la actualidad, se puede ofrecer iniciar previamente a la cirugía y la radioterapia el tratamiento sistémico. Esta estrategia puede facilitar una cirugía conservadora en algunos casos en que esta no es posible de entrada. En los estadios avanzados el tratamiento principal será sistémico, aunque puede emplearse la cirugía o la radioterapia en situaciones concretas.

Las buenas noticias es que con este arsenal de terapias y gracias a los tratamientos personalizados, la supervivencia en cáncer de mama es una realidad. Pero para que se siga avanzando, el mensaje final de Lluch es claro: “Todos los grandes avances que hemos experimentado solo han sido posible gracias al esfuerzo de miles de investigadores y a Gobiernos que han apostado por la investigación. Sin investigación no hay futuro”.

HACIA LA PRECISIÓN

La medicina de precisión es una nueva forma de abordar la enfermedad desde el diagnóstico, pasando por el tratamiento hasta la prevención. Es un tipo de medicina que tiene en cuenta los genes que tenemos en el cuerpo y otros indicadores presentes dentro de las células cancerosas. A través de análisis genéticos, con técnicas de última generación se puede.

Continúa leyendo