CiencIa y mujeres: cómo la Covid-19 puede afectar a la parrilla investigadora

Las investigadoras temen que su puesto en la parrilla empeore por la Covid-19. El motivo es simple: la científica es una carrera de fondo, donde cada segundo cuenta. Y ellas han tenido menos tiempo.

Pexels
Pexels

Por Carlos B. Rodríguez.

La brecha de género en la producción científica era un hecho constatado antes de la pandemia de COVID-19. Los artículos y estudios hablan de una mayor velocidad en la producción científica de hombres que de mujeres y de entre un 7 y hasta un 19 por ciento en publicaciones relacionadas con COVID-19 en comparación con el número de publicaciones de años anteriores. Aunque la conciliación también afecta a los hombres, el principal motivo para explicar la brecha de género en la producción científica apunta a la mayor asunción de tareas domésticas y de cuidado por parte de las mujeres. Brecha que ya existía, pero que "se teme que haya aumentado durante el confinamiento, al haberse incrementado esas tareas domésticas y de cuidado". Así lo asegura Zulema Altamirano, directora de la Unidad de Mujeres y Ciencia del Ministerio (UMyC) de Ciencia. Lo que ocurre en casa importa, también para la I+D.

Esta es una de las ideas del informe Género y ciencia frente al coronavirus, presentado por la UMyC. Sus páginas ilustran lo difícil que ha sido hacer ciencia en el confinamiento.

Si bien muchos proyectos se vieron aplazados, otros continuaron en unas condiciones atípicas, demostrando que en los hogares donde se hace ciencia y se innova, el reparto de cuidados y tareas domésticas no siempre es igualitario. De ahí una de las conclusiones del documento: "La necesidad de contar con el mejor talento es una premisa que impone apoyar el talento de las mujeres e implica que lo que ocurre en casa importa, también para el Sistema de I+D+i".

Progresar en la era Covid-19

El porqué de esta traslación es sencillo. La manera de evaluar a quien investiga es qué publica y dónde lo publica. Esto, explican desde la UMyC, tiene un impacto enorme al solicitar una beca, una promoción o al ubicar a una científica en el ranking de investigadores punteros.

"Para las investigadoras, el no haber podido publicar artículos, presentar propuestas de proyectos o avanzar en investigaciones y proyectos al mismo ritmo que sus colegas hombres puede tener un claro impacto en sus futuras opciones de progresión profesional", puntualiza Altamirano. Desde la UMyC alertan, además, de que la crisis aún no ha acabado. A los tres meses de confinamiento, recuerda la directora de esta Unidad, "hay que añadir los otros tres meses de verano con limitada ayuda externa para el cuidado de menores, la incertidumbre sobre cómo será el nuevo curso escolar, donde podrán reproducirse patrones similares a los anteriores, o la necesidad de volver a confinarnos por nuevos rebrotes".

La ciencia actúa

El impacto del confinamiento en la labor de las investigadoras tiene una línea de trabajo abierta en el Ministerio de Ciencia. Pedro Duque se reunió el 25 de junio con jóvenes investigadoras. Tras el encuentro se está estudiando la viabilidad de ciertas propuestas y su posible implementación dentro del III Plan de Igualdad de la Administración General del Estado, en fase de desarrollo.

Continúa leyendo