Vídeo de la semana

¿Cómo la ansiedad puede acabar generando dolencias físicas?

Dolores en el pecho, en la espalda, jaquecas... ¿te reconoces en alguno de estos síntomas? Lo peor de todo es que estas dolencias no se van con pastillas, te explicamos por qué se producen y cómo se pueden eliminar.

Ansiedad: ¿como solucionar los problemas con fisioterapia?
Imaxtree

Cada vez se viraliza y se externaliza más el problema de la ansiedad, cada día trabajamos para desestigmatizar una dolencia que padecemos, sufrimos y que nuestro cuerpo somatiza físicamente. Y la situación actual que nos arropa no hace sino acrecentar su presencia y mucho más en las mujeres. Del total de la población española, un 7,36% padece ansiedad, un trastorno más común entre las mujeres (un 9,79%) que entre los hombres (4,79%), según la Encuesta Nacional de Salud, elaborada por el Ministerio de Sanidad y el Instituto Nacional de Estadística (INE), en la que participan casi 24.000 hogares también se recoge que "la ansiedad crónica en las personas de entre 16 y 29 años creció muy ligeramente y descendió en los otros tramos de edad".

Pero nada tienen que ver ese escenario al que nos enfrentamos actualmente, ante un paradigma de incertidumbre, desconcierto y miedo la situación y las cifras han crecido de manera alarmante. Según un estudio propio de The Olistic Concept (realizado a 1.200 personas), "un 78% de las personas consultadas (de las cuales, 71% eran mujeres y 29% hombres), coinciden en que el confinamiento y “la nueva normalidad” les ha afectado -y afecta diariamente- a su estado de ánimo, sintiendo un 92% de los encuestados ‘preocupación constante’, un 57% ‘miedo al futuro’ y un 40% ‘ansiedad habitual’". 

Marta Sánchez-Moreno y Carla Sánchez, creadoras de la plataforma The Olistic Concept, explican que han detectado que:

  • 92% siente o ha sentido preocupación constante 
  • 40% ha sufrido o sufre ansiedad de forma habitual
  • 52% ha visto alteradas sus relaciones personales
  • 46% le cuesta dormir 
  • 51% se despierta en mitad de la noche

Para hablar de la ansiedad y cómo nos afecta en el contexto en el que vivimos consultamos a Leo Saez Zea, Fisioterapeuta, nos habla de la situación, sin precedente en la que vivimos y cómo la ansiedad ha hecho su entrada triunfal: "Este año 2020 está siendo complicado para nosotros en distintos aspectos. Nos preocupamos por la salud de nuestros familiares, amigos y la nuestra propia y, en ocasiones, dicha preocupación se acompaña de incertidumbre laboral y social. Todo ello conlleva a un aumento de estrés y, por consiguiente, de ansiedad emocional y física. Desde el punto de vista de la fisioterapia y osteopatía vamos a relacionar cómo la ansiedad puede generar dolencias físicas. ¿Pero qué es la ansiedad? Según la R.A.E., la ansiedad, del latin anxietas, se define como “angustia que suele acompañar a muchas enfermedades, en particular a ciertas neurosis, y que no permite sosiego a los enfermos”.

Tanto la ansiedad como el miedo tienen manifestaciones parecidas. En ambos casos se aprecian pensamientos de peligro, sensaciones de aprensión, reacciones fisiológicas y respuestas motoras, por eso, en ocasiones, la ansiedad y el miedo se confunden entre sí. Vamos a centrarnos cómo la ansiedad afecta a las reacciones fisiológicas y a las respuestas motoras de nuestro cuerpo".

¿Qué le ocurre a nuestro cuerpo cuando tenemos ansiedad?

"La conexión entre la ansiedad y la dolencia física se basa en el concepto de alostasis, que se refiere a la posibilidad de que se produzcan cambios fisiológicos relevantes con el fin de mantener la homeostasis (autorregulación del organismo), frente a la demanda de aumento de la actividad (Sterling y Eyer, 1988); este sistema alostático se pone en marcha por la acumulación de distintos acontecimientos, como por ejemplo, la segregación, en exceso, por parte de las glándulas suprarrenales de la hormona Cortisol, que se libera como respuesta al estrés, dando lugar al desgaste de los tejidos y órganos, provocando, a largo plazo, ansiedad.

La ansiedad va acompañada de dolencias físicas, junto a la sensación de 'falta de aire al respirar'. Esto ocurre por una disfunción en los cuatro grupos de músculos involucrados en la respiración: el diafragma, los intercostales, los abdominales y la musculatura accesoria. En su conjunto tienen inserciones desde zona cervical, clavícula, esternón, costillas, zona dorsal y lumbar. Todo ello explicaría por qué nos duele las cervicales, el tórax y la espalda cuando tenemos ansiedad. De todos ellos, el diafragma es el músculo principal de la respiración. Por él pasan grandes vasos y estructuras nerviosas.

Cuando tenemos ansiedad, solemos tener una respiración costal alta siendo menos eficiente que la abdomino-diafragmática y generando disfunciones musculares y respiratorias. Esto hace que adquiramos un patrón postural poco eficiente: cerramos nuestro tórax, adelantamos nuestros hombros y, por tanto, acortamos nuestra cadena muscular anterior. Por todo ello, los síntomas principales del paciente con ansiedad son dolor muscular (sobre todo zona cervical, dorsal y lumbar), cefalea tensional y sensación de falta de aire", explica Leo Sáez.

Aumentan las búsquedas relacionadas con trastornos de la psique: ansiedad, pánico y depresión

"El malestar generalizado del momento que vivimos trae consigo importantes consecuencias psicológicas, los datos relacionados con las búsquedas sobre trastornos psíquicos, que en comparación con el período del primer confinamiento aumentan en un 36%, no son tranquilizadores", nos explican los expertos de Mundopsicologos.com.

Según nos explican las búsquedas en Internet que se han disparado corresponden con la búsqueda de síntomas y tratamientos, ejercicios para calmar y controlar estados de alteración y recuperar la tranquilidad mental.

Además, tal y como nos explica el experto en fisioterapia, "son muchos los que somatizan la situación actual, padecen problemas intestinales, gastritis, náuseas, dolor de espalda y migraña, y que buscan una solución no solo al síntoma físico, sino al origen psicológico del trastorno".

¿Cómo ayuda la fisioterapia a regular las disfunciones generadas por la ansiedad?

Según el experto en fisioterapia, Leo Sáez, "Una de las funciones más importantes de la fisioterapia es reducir los tiempos de recuperación del cuerpo humano cuando tenemos una patología. El fisioterapeuta no cura, ayuda al cuerpo a recuperarse antes. Una vez realiza la anamnesis y la valoración del paciente, se procede al tratamiento de los distintos síntomas y disfunciones asociadas a la ansiedad, mediante:

- Técnicas manuales articulatorias para liberar tensión articular y fascial.

- Terapia manual descontracturante de zonas afectas para aliviar el dolor y restablecer el buen funcionamiento muscular.

- Electroterapia analgésica: aplicación de corrientes eléctricas para el tratamiento del dolor.

- Ejercicio terapéutico, siendo fundamental en el tratamiento de la ansiedad, ayuda a nuestro sistema cardio-respiratorio y osteo-articular, facilitando nuestra reeducación postural global".

 

En definitiva, explica Leo Sáez, "es importante abordar la ansiedad desde un punto de vista multidisciplinar, siendo la fisioterapia una herramienta fundamental en el proceso de recuperación, contribuyendo al equilibrio de las diferentes estructuras afectadas, mediante la terapia manual. La ansiedad se puede tratar y no hay necesidad de vivir con ella".

Gloria Vázquez Sacristán

Gloria Vázquez Sacristán

Vivía dividida entre ser escritora, panadera o guionista de cine. No concibo la vida sin música, un verano sin libros, ni una buena conversación que no sea en torno a un plato de comida. Apasionada de la moda y la belleza desde pequeña, amante empedernida de los deportes de montaña y acuáticos, coleccionista de perfumes y tacones que no aguanto más de dos canciones. No recibí la llamada de la medicina, como le hubiera gustado a mis padres, pero sí sentí la necesidad de buscar el bienestar de los demás y a eso me dedico, humildemente, con mi pluma o mi teclado, desde aquí, todos los días.

Continúa leyendo