Deporte post-CovId: adaptación, limpieza e higiene

Si durante el confinamiento no se ha podido realizar actividad física es preciso retomarla por los beneficios que reporta en nuestra salud. Sin embargo, es necesario tener en cuenta ciertas precauciones para no dañar nuestro cuerpo y minimizar el riesgo de contagio.

Pexels
Pexels

Por Nieves Sebastián.

El período de confinamiento ha llevado a muchas personas a abandonar la práctica deportiva. Al no poder acudir a recintos deportivos ni salir a la calle, las opciones eran limitadas. Tras este período y con la llegada del verano, empieza a recuperarse el hábito deportivo.

En palabras de Ángel Gil, catedrático en Medicina Preventiva y Salud Pública, "cuando alguien tiene cultura de actividad física, lo más probable es que haya estado haciendo algo en casa; si no lo ha hecho, teniendo en cuenta el parón, no se puede empezar donde se dejó, hay que recuperar el ritmo poco a poco, empezando con series cortas y descansos entre ejercicios". En el caso de las personas que sí hayan continuado con la práctica deportiva, Gil apunta que esta adaptación "no llevará tanto tiempo, aunque las dos primeras semanas hay que adaptar el cuerpo al ejercicio".

"La actividad física de forma habitual va a permitir reducir niveles de colesterol, presión arterial... en general, tiene muchos beneficios desde el punto de vista cardiovascular", recuerda Gil.

El experto también anima a empezar a practicar deporte, aunque no estuviese dentro de la rutina, por los múltiples beneficios que reporta. También, a aquellas personas que hayan pasado la COVID-19. "La actividad física es fundamental; además, en aquellas personas que hayan tenido aunque sea síntomas leves, el ejercicio va a mejorar su estado de salud", plantea.

Vuelta al gimnasio

Todavía queda el miedo a realizar actividad física en recintos cerrados. A este respecto, Ángel Gil asegura que "los gimnasios son de los establecimientos más cuidadosos, cuidan de nuestra salud y bienestar físico y me consta que están teniendo muy en cuenta todas las medidas de seguridad".

Entre sus recomendaciones para volver al gimnasio se cuenta el uso de mascarilla cuando no se pueda mantener la distancia de seguridad "y cuando no realicemos un  ejercicio que lleve implícita una cierta fatiga". En estos casos se pueden tomar otras precauciones. "En clases colectivas como las de spinning, se reduce el número de personas que pueden asistir para mantener las distancias, e incluso algunos establecimientos están instalando mamparas de dos metros de altura para minimizar el riesgo de contagio", precisa.

Asimismo, es fundamental incidir en la limpieza de las instalaciones y la higiene personal. "En muchos casos se ha reducido el tiempo de las clases, para limpiar las instalaciones antes de que se incorpore el siguiente grupo", indica. Por último, para los entrenadores personales o monitores de gimnasio, se recomienda el uso de mascarilla FFP2.

Altas temperaturas

Al volver a la práctica deportiva en estos meses, hay que tener en cuenta la incidencia de las altas temperaturas. En esta línea, Ángel Gil insiste en las recomendaciones habituales. "Hay que hidratarse muy bien, tomar muchos líquidos como agua o bebidas isotónicas", apunta. El experto también insta a "no sobrecargar nuestro organismo después de un período de parón, empezando de forma gradual y refrigerando bien las instalaciones que se usen". En el caso de los deportistas al aire libre, recomienda "no salir entre las 12 del mediodía y las 7 o las 8 de la tarde" para evitar las horas de más calor.

Continúa leyendo