El riesgo de ponerse pestañas postizas en casa

Las pestañas postizas, como las uñas, están marcando tendencia. Pero se debe tener precaución y hacer un uso adecuado de ellas

Pestañas postizas
Unsplash

Por Mónica Gail

Las pestañas postizas, como las uñas, están marcando tendencia. Pero, por muy bien que queden o por mucho que resalten la mirada, se debe tener precaución y hacer un uso adecuado de ellas.

Juan García Gavín, miembro del Grupo Español de Investigación en Dermatitis de Contacto y Alergia Cutánea de la AEDV, avisa de que el problema no se encuentra en la composición de la pestaña postiza en sí, sino en el pegamento para fijarlas a la piel: "Contiene acrilatos, sustancias químicas que permiten generar adhesión y pueden dar problemas de dermatitis alérgica de contacto".

El dermatólogo aclara que ponerse pestañas en un centro estético es, en principio, seguro porque cuentan con mecanismos de cuidado y cumplen la legislación. El inconveniente reside en los "kits domésticos" que se adquieren por internet, pues el riesgo de contacto con la sustancia acrílica en crudo es mucho mayor. Además, estos productos proceden del extranjero, donde pueden cumplir la normativa de su país pero no la de España.

Las personas alérgicas a los acrilatos, cuando entran en contacto con ellos, pueden padecer estos síntomas: algunos aparecen en la piel –enrojecimiento, descamación, hinchazón, edemas o color violáceo– y otros se manifiestan como dolores de cabeza, mareos o náuseas. Por tanto, mejor tomar precauciones y siempre acudir a los especialistas en lugar de improvisar en casa.

Continúa leyendo