La detección de la Covid-19: ¿Qué papel juegan los test?

La búsqueda de un diagnóstico eficaz frente al coronavirus se ha convertido en una acción común de todos los países.

test Unsplash
Unsplash

Por Carmen M. López.

En respuesta a la enfermedad por coronavirus, los gobiernos han establecido normas que limitan las libertades personales y obstaculizan sus propias economías, colocando a aproximadamente a más de 3.000 millones de personas bajo "encierro domiciliario”. Algunos países han implementado pruebas generalizadas para las infecciones actuales, mientras que otros han limitado estas pruebas a las personas hospitalizadas, al menos durante las primeras etapas de sus respuestas. Es el caso de España.

¿Por qué ahora son necesarios los test de anticuerpos?

El escenario que se abre ahora es saber detectar qué tipo de pruebas son las más eficaces en esta lucha contra el Covid-19. Como explica Anna Petherick, profesora departamental de política pública en la Escuela de Gobierno Blavatnik de la Universidad de Oxford en un Informe publicado en la revista científica The Lancet, si una prueba puede mostrar que un profesional sanitario ya ha tenido Covid-19 y, por lo tanto, es probable que sea inmune, puede regresar a trabajar sin temor a una infección. “Eso es algo que puede hacer fácilmente con una prueba de detección de anticuerpos y no con el PCR”.

¿Cuál es la diferencia?

Las PCR (siglas en inglés de “Reacción en Cadena de la Polimersa”), son un tipo de pruebas de diagnóstico que se llevan utilizando durante años en diferentes crisis de salud pública relacionadas con enfermedades infecciosas. Estas pruebas se están usando desde los primeros días del estallido de la pandemia de coronavirus en España. Sin embargo, los test rápidos se han incorporado recientemente y, como su nombre indica, son más rápidos y sencillos. Ambos sirven para comprobar si una persona está infectada o no por el Covid-19.

Al realizar una prueba de diagnóstico mediante PCR, lo que permite detectar es un fragmento del material genético de un patógeno o microorganismo. Tras el análisis en un laboratorio de Microbiología de una muestra respiratoria de una persona sospechosa de estar infectada, si la prueba detecta ARN del virus, el resultado es positivo. Así, se sabría que ese paciente padece Covid-19. En cambio, si la técnica de PCR no detecta el material genético del virus, la persona no estaría infectada.

A pesar de la eficacia de esta técnica que se ha utilizado desde el inicio del brote de coronavirus, surge la necesidad de incluir un diagnóstico más veloz ante la evolución del virus. Es por eso que ahora se están empezando a realizar pruebas mediante una segunda batería de técnicas, los citados test de diagnóstico rápido. Estos permiten conocer en 10 ó 15 minutos si una persona está o no infectada. Por su parte, las PCR pueden llegar a tardar varias horas. A diferencia de la PCR, los test rápidos no identifican el ARN del virus, sino que usa dos métodos distintos. Por un lado, a través de una muestra de sangre, son capaces de detectar anticuerpos producidos frente al virus. Por otro lado, a través de muestras respiratorias de exudado nasofaríngeo, pueden detectar proteínas del virus.

Estos test se basan en una inmunocromatografía en papel, es decir, una plataforma que tiene “pegadas” las proteínas del virus para detectar anticuerpos o anticuerpos específicos para descubrir las proteínas del virus. Su funcionamiento es similar al de los test de embarazo. Su rapidez sirve de gran ayuda en estos momentos, ya que presenta una gran ventaja en la situación actual: se pueden realizar en el domicilio de un caso sospechoso. Aunque siempre debe estar bajo la supervisión de un profesional sanitario, ayuda a no saturar los hospitales.

Dentro de este bloque de test rápidos se encuentran los serológicos. Estos se realizan a través de una muestra en sangre. Además, tienen la ventaja de que son fiables y detectan los anticuerpos, y por tanto permiten detectar a las personas inmunes. Como indican los expertos también tienen una desventaja: no detecta el virus en los primeros siete días de la infección ni tampoco si eres un paciente asintomático. Estos son las pruebas que podrán ser útiles para saber qué porcentaje real de personas ha pasado la enfermedad.

¿Y los test de antígenos?

Otra forma de confirmar la presencia del virus es detectar sus proteínas, es decir, los antígenos. Se trata de la prueba elegida por el Gobierno. Estos nuevos tests detectan antígenos en muestras tomadas de la zona nasofaríngea.

Continúa leyendo