Vídeo de la semana

Preservación de óvulos: decide sobre tu maternidad

No todas las mujeres pueden o quieren plantearse su maternidad en su edad más fértil. La vitrificación de óvulos es la opción más adecuada para que las mujeres puedan preservar su fertilidad y decidir el momento en el que quieren dar el paso.

Istock
Istock

Por: Marta Riesgo

Las mujeres nacemos con cerca de un millón de ovocitos, que se van reduciendo antes de la pubertad, para quedar en 400.000 aproximadamente. De todos ellos, se estima que en cada ciclo menstrual se gastan casi 1.000.  Por ello, tal y como asegura Ernesto Bosch, director médico de IVI Valencia, “se estima que a partir de los 35 años la reserva ovárica ya está en casi el 10 por ciento del total y la calidad de los óvulos a partir de esta edad es peor”

Sin embargo, no todas las mujeres pueden o quieren plantearse su maternidad en su edad más fértil. De hecho, tal y como explica Elena Santiago, ginecóloga especialista en tratamientos de fertilidad de la Clínica Tambre de Madrid, “en España, el 70% de las mujeres de 35 años no tienen hijos y coincide que es a partir de este momento cuando comienza a caer la curva de la fertilidad. Este hecho conlleva una mayor dificultad en conseguir un embarazo ya que a medida que la edad de la mujer avanza, se produce una disminución del número y de la calidad de los ovocitos”. Ante esta realidad los especialistas son claros: la preservación de óvulos es la mejor solución para evitar, cuando la mujer desee ser madre, posibles problemas para lograr el embarazo.

La vitrificación de ovocitos, tal y como explica el doctor Bosch, “es un procedimiento realizado en el laboratorio que permite conservar en el tiempo los ovocitos de la paciente”. Para ello, se someten a bajas temperaturas, de tal manera que estos mantienen sus propiedades intactas hasta el momento de su descongelación. Este procedimiento a diferencia de los antiguos procesos de congelación, apunta el experto de IVI, evita la formación de cristales de hielo, que podrían dañar las células.

Además, tal y como asegura la doctora Elena Santiago, “los ovocitos se pueden mantener durante el periodo que la paciente lo necesite, no existiendo una limitación en el tiempo ya que estos no pierden calidad”.  Y si finalmente la mujer ya ha conseguido ser madre, ya sea de forma natural o a través de un tratamiento de reproducción asistida, y aún dispone de ovocitos congelados, la experta explica que, con la legislación actual, son tres las opciones que se plantean: Si la mujer tiene menos de 35 puede donarlos para que otras mujeres que no pueden lograr el embarazo con sus propios óvulos lo consigan; puede donarnos para la investigación, aunque debe existir un proyecto abierto en ese momento, o pueden deshacerse de ellos, aunque es necesario establecer un motivo médico por el cual es necesario deshacerse de esos óvulos”. De hecho, este punto, el del destino de los óvulos, es legislativamente complejo, porque la normativa considera a los óvulos vitrificados como si fuesen embriones. Algo que sucede únicamente con los óvulos pues, tal y como explica la doctora de la Clínica Tambre, el semen congelado puede desecharse sin necesidad de alegar ningún motivo médico.

Istock
Istock

Los pasos, tal y como explican los expertos, son los mismos que los de un ciclo de FIV: estimulación con hormonas, extracción de los ovocitos, y vitrificación. Lo importante del proceso, tal y como asegura la doctora Elena Santiago, es conseguir un buen número: “de forma general buscamos entre 12 y 15 óvulos, aunque si la paciente es mayor de 35 años, que no sería lo ideal, igual planteamos conseguir 20”. Para ello, a veces es necesario someterse más de una vez al proceso.

Las mujeres con cáncer también son unas de las grandes beneficiadas de este tratamiento. Los tratamientos a los que se someten estas pacientes afectan de manera directa a la fertilidad, especialmente si el cáncer que se trata perjudica a alguno de los órganos reproductivos como el útero o los ovarios. La opción de congelar sus óvulos puede salvaguardar su potencial reproductivo para un futuro. Lo mismo sucede en el caso de las mujeres que tengan que someterse a una cirugía sobre el ovario y que puedan ver comprometida su fertilidad.

Tanto la doctora Elena Santiago como el doctor Ernesto Bosch advierten de la importancia de le edad en la que se realice la preservación. Y es que, aunque se pueden congelar los óvulos de mujeres mayores de 35 años, lo óptimo es preservarlos durante los 25 y 35 años, cuando aún conservan una mayor calidad. “Es cuando sabemos que la calidad de los óvulos es buena, o debería de serlo”.

¿Cómo es el proceso para presevar óvulos?

  • Estimulación. Se realiza un tratamiento hormonal de 10.12 días que proporciona la producción de óvulos, supervisada mediante controles ecográficos.
  • Obtención. Extracción de los óvulos producidos
  •  Selección. Los especialistas eligen los óvulos maduros
  • Congelación. Los óvulos seleccionados quedan conservados en nitrógeno a -196º durante el tiempo que se desee sin sufrir deterioro alguno.

 

Continúa leyendo