Tómatelo a pecho: todo lo que tienes que saber sobre el cáncer de mama

Hábitos que ayudan a prevenir el cáncer de mama y mejoran las expectativas de las pacientes en tratamiento.

Recientemente la reina Letizia asistió al evento de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) y señaló los desafíos a los que esta se enfrenta el diagnóstico del cáncer tras dieciocho meses de pandemia. Es por ello que en Marie Claire queremos crear consciencia e invitarte a explorar tus mamas, unirte al programa de prevención precoz del cáncer de mama y darte recomendaciones sobre dietas y alimentos que ayudan a prevenir el cáncer de mama, así como a mejorar la calidad de vida de aquellas mujeres que han sido diagnosticadas con la enfermedad.

El cáncer de mama es el tumor más frecuente y constituye la primera causa de muerte por tumores malignos entre las mujeres de países civilizados. El avance en los métodos de diagnóstico precoz y los tratamientos, han permitido aumentar la sobrevida en relación al diagnóstico de cáncer de mama. Sin embargo, los nuevos casos continúan en aumento y el beneficio real de las mamografías es un motivo de gran controversia en la sociedad científica actualmente. Las mujeres se deben informar adecuadamente antes de someterse a una mamografía, especialmente antes de los 50 años.

La mayoría de los estudios concluyen que las revisiones periódicas conducen a la disminución de riesgo de muerte por cáncer de mama y el consejo de la Unión Europea recomienda el radiodiagnóstico. Aun así, es un método que acarrea ciertos riesgos como el sobrediagnóstico (diagnosticar y tratar un cáncer que nunca hubiese tenido impacto sobre la salud), los falsos positivos (diagnosticar enfermedad cuando no la hay) y la exposición frecuente a los rayos X (que puede aumentar el riesgo de enfermedad). Estos riesgos no siempre están justificados por el beneficio y es esto lo que genera la controversia antes mencionada.

La incidencia del cáncer, incluyendo el de mama, ha experimentado durante los últimos años -y previsiblemente, continuará experimentando- un continuo crecimiento que puede explicarse por diversos factores además del aumento poblacional. Entre ellos destacan el avance de las técnicas de detección temprana de los distintos tumores y el aumento de la esperanza de vida, ya que el envejecimiento es uno de los mayores factores de riesgo para desarrollar cáncer; debido a las posibilidades de presentar fallos en los mecanismos de reparación del ADN y a la acumulación en el tiempo de exposición a factores de riesgo.

En cuanto a los factores modificables que tienen que ver con los hábitos de vida de la población, resultan relevantes las tendencias actuales en cuanto al sedentarismo, consumo de tabaco y alcohol, obesidad y la tendencia a vivir en lugares con una elevada contaminación entre otros.

La diferencia de casos entre diversos países nos muestra que no es una mera cuestión genética, sino una cuestión de hábitos. Por eso, la prevención primaria pretende eliminar los factores que puedan causar la enfermedad, teniendo como objetivo principal el impedir o retrasar la aparición de la misma. 

Cancerde mamas
Pexels

Estudios demuestran que aquellas mujeres en edad fértil que hayan consumido soya en su niñez reducen el riesgo de contraer la enfermedad hasta un 60%. Una de las razones que solventa esta hipótesis muestra que las tasas de cáncer son más elevadas en occidente que en Asia, y curiosamente inmigrantes asiáticos (japonesas, filipinas y chinas), tras algunas generaciones en Estados Unidos, y cambio en su alimentación; modifican las tasas de riesgo de contraer cáncer tanto o igual que la mujer americana media.

Mantener un peso saludable, el ejercicio y aumentar el consumo de vegetales se asocia con beneficios en todos los ámbitos de la salud. Pero si se trata de incorporar buenos hábitos, hay uno muy a mano que puede ayudarnos a prevenir el cáncer de mama, una cucharadita de té de semillas de lino al día, pueden hacer el trabajo. Las semillas de lino tienen un efecto anti-estrogénico (bloquean las hormonas sexuales que promueven el cáncer de mama), potencian el efecto del tamoxifeno (terapia hormonal contra el cáncer) y reducen el crecimiento y proliferación del cáncer de mama in vitro.

Por otro lado, un estudio ha demostrado una reducción del 30% en la recurrencia de cáncer de mama en las mujeres que realizaban ayuno intermitente tras el tratamiento. Otros estudios han observado menos efectos secundarios y mayor efectividad de los tratamientos de quimioterapia y radioterapia relacionados con esta práctica. 

Según Louise Hay el origen del cáncer; está relacionado con seres que están profundamente ofendidos, guardan resentimientos desde mucho tiempo atrás, un profundo secreto o dolor los corroe. 

Sea un enfoque espiritual que nos lleve a revisar lo que nos hace estar resentidos, o el enfoque netamente científico, es recomendable hacer terapia para trabajar los miedos que devienen con el cáncer, este es entre otros son algunos de los consejos que da la AECC, entidad con la cual la reina tiene estrecha colaboración y nos invita a sumarnos al #AcuerdoContraElCáncer, el cual subraya:

  • Los pacientes tengan el mismo acceso a los resultados de investigación en cáncer
  • Que el cáncer no provoque pobreza en los pacientes más vulnerables 
  • Todos los pacientes y familiares tengan acceso al tratamiento psicológico especializado para afrontar el miedo y disminuir la sensación de soledad no deseada.
  • Que nadie quede sin diagnosticar como consecuencia de cualquier crisis.
  • Vivamos donde vivamos, podamos acceder a programas de cribado para diagnosticar el cáncer precozmente.
  • Tomemos decisiones saludables para evitar hasta el 50% de los casos.

Continúa leyendo