Un verano a prueba de Covid-19

¿Cómo son los protocolos de desinfección y limpieza en las playas, piscinas o chiringuitos?

Pexels
Pexels

Por Mario Ruiz

Para disfrutar de un merecido verano la responsabilidad social será fundamental de cara seguir manteniendo a la Covid-19 a raya en nuestras playas. El principal riesgo de contagio en este entorno es “la interacción entre personas”, por lo que la concienciación colectiva será el aspecto fundamental para el distanciamiento social. Para ello, se ha emplazado a marcar cuatro metros entre sombrilla y sombrilla, pidiéndose también especial atención a la distancia entre tumbonas, sillas y otros elementos. Además las zonas de baño, donde se prevé gran afluencia de personas, verán previsiblemente limitado su aforo.

A todo ello se unirán las normas de higiene, que serán recordadas mediante carteles, junto a los protocolos de desinfección y limpieza en zonas de uso común como duchas, lavapiés, papeleras o pasarelas de acceso. Para cumplir todos los objetivos y preservar la salud pública en las playas, se ha recomendado también la limpieza diaria de la arena de la zona de baño, haciendo especial hincapié en la retirada de los residuos orgánicos e inorgánicos. Sin embargo, se ha reseñado que no es aconsejable la desinfección de la arena de la playa.

Por su parte, los chiringuitos de playa deberán también seguir los protocolos establecidos para los establecimientos de hostelería. También se deberán ventilar, limpiar y desinfectar los espacios cerrados como los puestos socorristas, los vestuarios y los servicios. Por su parte, en las instalaciones deportivas y parques de juego, se garantizará la limpieza y desinfección previa a la apertura de la playa. De ellos no se podrá así hacer uso hasta que se abra la zona de baño.

¿Sobrevive el virus en el agua?

Sin embargo, y a pesar de toda la batería de precauciones que nos espera durante el período estival, el Ministerio de Sanidad ha querido poner una nota tranquilizadora en este ámbito. Así, y aunque no se dispone de información científica sobre la capacidad del virus para permanecer infeccioso en agua salada, se ha identificado la sal como agente biocida eficaz en este sentido. Además, en el caso de la arena, la acción conjunta de la sal del agua de mar, la radiación ultravioleta solar (UVB) y la alta temperatura que puede alcanzar ésta son favorables para la desactivación de los agentes patógenos.

En cuanto a otros medios acuáticos recreativos como las piscinas, el uso de agentes desinfectantes está ampliamente implantado, por lo que debería ser suficiente para la inactivación del virus. Por su parte, el agua de ríos, lagos, pozas de agua dulce serían los lugares más desaconsejables en relación con otras alternativas: al ser opciones donde no está tratada, la supervivencia del SARS-CoV-2 sería mayor, según los expertos.

La mascarilla, nuevo complemento

Lo que se ha hecho obligatorio en prácticamente todo el territorio costero nacional es el uso de la mascarilla, que deberá acompañar a bañadores y bikinis como complemento. Aunque la normativa varía en función de cada comunidad, la regla general dicta que está deberá portarse en el acceso y durante los paseos. Así, únicamente se exime de su uso durante el baño, además de mientras se tome el sol, debajo de la sombrilla y en ámbito familiar.

A este respecto, regiones como la andaluza ya están castigando a aquellos que no respetan la norma. De esta manera, la Consejería de Salud y Familias está imponiendo ya sanciones que alcanzan los 100 euros para quien no está dispuesto a cumplir la directriz.

Continúa leyendo