¿Cómo llevaremos el encaje este verano? Las pasarelas nos dan las claves

Delicado, sensual, elegante... este tejido emblemático de nuestro vestidor recobrará fuerza este verano. Este es el manual de estilo que has de seguir según las pasarelas.

Su delicadeza cubre nuestras siluetas temporada tras temporada. El encaje, "tejido ornamental que deja huecos entre su entramado, que conforma un dibujo, por lo que es una tela con transparencias, suele estar elaborada en seda o lino por su finura y resistencia, aunque también los hay de algodón o hilos más sencillos. Su origen se establece en Venecia a mediados del siglo XVI." Su confección se perfeccionó en el Renacimiento, hasta convertirse en la clave de ornamentaciones de vestidos o de la lechuguilla, este cuello de grandes proporciones con pliegues tan preciado por la realeza. Su uso se siguió extiendo en los siglos siguientes, como adornos de vestidos, mangas o escotes. En la actualidad, existen numerosos puntos de encaje (Colbert, blonda, torchon...) y casi todos encuentran su hueco tanto en moda como en decoración. 

Versátil y atemporal, el encaje ha sobrevivido hasta hoy convirtiéndose por ejemplo en uno de los tejidos favoritos de las 'royals': de la reina Letizia a Kate Middleton pasando por Rania de Jordania... basta con echar un vistazo a sus elecciones en representaciones oficiales para darse cuenta de su poderío. ¿Y en las pasarelas? Las colecciones primavera/verano 2020, presentadas en las Semanas de la Moda de las grandes capitales del estilo, le volvieron a dar protagonismo, confirmando su regreso esta temporada. Al igual que el satén, el cuero o el lino, no deja de inspirar y más en el periodo estival en el que optamos por más ligereza, y mucha menos tela.

¿Cómo sacarle partido según las pasarelas?

Desfiles
Desfiles de Alexander McQueen, Gucci y Elie Saab / Imaxtree
  • Alexander McQueen nos anima a contrastar su delicadeza con un tejido poderoso: el cuero. Por separado son muy fuertes, juntos son imparables, por lo que no dudes en optar por un vestido que combine los dos o un conjunto que asocie por ejemplo un crop top de encaje y una falda de tubo de cuero. También vimos el encaje en sus pasarelas como ornamento de prendas básicas, como la americana blanca y a juego con su color antagónico, el negro.
  • Gucci también nos invita a sacarle partido en su clave más sexy, en vestidos lenceros sugerentes, también asociados al cuero (en su caso con guantes por ejemplo), pantalones de talle alto o faldas midi. El encaje no tiene por qué ser blanco, le otorga por ejemplo otra dimensión con el negro.
  • Elie Saab, rey de los vestidos de "princesas", propone una versión aún más vistosa, con detalles de brillos, en mini vestidos con volúmenes e incluso capa.

Otras casas de Alta Costura como Self-Portrait le dan protagonismo en colores pastel, como el rosa, jugando con sus transparencias (adóptalo asimismo con un vestido XXL con lazo), Brock Collection, con ornamentos en vestidos de inspiración romántica, Simone Rocha con un capa sobre capa o Dolce & Gabbana, también de negro, completando siluetas más sensuales y atrevidas. 

Continúa leyendo