Tendencias otoño-invierno 2020-2021: el retro noir por Chanel

Elegante, mística y sobre todo libre. La mujer Chanel brilla una vez más por obra de Virginie Viard con una silueta de contrastes.

¿Quién es esta misteriosa mujer con su abrigo largo y oscuro y sus perlas barrocas? ¿Por qué está caminando por un campo de trigo en medio de la ciudad? ¿Por qué se ve tan oscura bajo el cielo azul? Como una burguesa "desbocada", esta prenda parece de estilo eduardiano, además de transmitir el clásico vocabulario de Chanel: tweed, blanco y negro, hombros cuadrados, perlas y actitud. Es un estilo que cuenta una historia. Una historia de emancipación y autosuficiencia. Una historia que obliga a los demás a verte solo como eres: una mujer libre.

Virginie Viard llevó una vez más su colección otoño-invierno al Grand Palais parisino en un ambiente sorprendentemente místico. Tras un paseo por la biblioteca, los tejados de París y la reconstitución de la abadía de Aubazine, en Corrèze, donde Gabrielle Chanel vivió gran parte de su adolescencia, fue en un decorado blanco, minimalista y depurado que descubrimos la magia de estas siluetas.

Como es habitual, Chanel consigue enmarcarse a la vez en el pasado y en el presente, con diseños atemporales y versátiles, como este abrigo. Largo, ceñido pero fluido a la vez, con rango de botones dorados, impone. Se luce solo, casi como un vestido. Apenas vislumbramos capas inferiores y un par de botas. Reconocemos efectivamente las señas de identidad de la casa, como el blanco y el negro, que tanto contaban para Coco Chanel ("el negro lo tiene todo. Y también el blanco. Su belleza es absoluta. Representan la perfecta armonía” decía la diseñadora). Símbolo de una elegancia absoluta, se suman a las perlas, "tiras y tiras" que también reencontramos en esta colección, tanto en prendas como en complementos, reforzando este punto de rebeldía que también caracteriza la casa. ¿La gran apuesta de esta temporada? Sus cruces, de inspiración bizantina, que suman elegancia y majestuosidad. La colección rinde asimismo un homenaje delicado a la temática ecuestre, gran pasión de Coco Chanel, con botas de media pierna y jodhpurs, sin dejar de lado el romanticismo con encajes, escote bardot y mangas abullonadas.

Una elegancia sin floritura, que también redescubrimos con la colección Crucero 2020/21 presentada a principios del mes de junio. Virginie Viard nos invitó a "un viaje por el Mediterráneo" plasmando una vez más la esencia de Chanel. Frescura, sofisticación y libertad. Siempre libertad, con siluetas que dejan vía libre al movimiento y pretenden acompañar a una mujer fuerte y chic en su día a día.

Continúa leyendo