Tendencias otoño-invierno 2019-2020: el look andrógino por Fendi

Como si de una armadura se tratara, la blazer plateada recobra fuerza jugando con los códigos de género. ¿Masculino o femenino?

Los códigos de género se difuminan. Desdibujan. Borran progresivamente hasta quedarse en un magnífico limbo estilístico. ¿Qué significado reviste el optar por un atuendo masculino? ¿Y femenino? Esta reflexión es el punto de partida de una apuesta, audaz, siempre audaz, pero también discreta y casi animal de la casa Fendi, que deja de lado el romanticismo, a favor de la fuerza.

El poder al mando del estilo, como una declaración de intenciones: este abrigo es su armadura. Los tonos plateados refuerzan esta sensación caballeresca, recordando el acero. Una prenda de cortes rectos, hombros marcados, doble fila de botones... estricto, pero directo, que oculta con elegancia una camisa de solapas blancas, exageradas, cuya estética es a su vez sinónimo de atrevimiento. Predominan los colores neutros, como reivindicación de elegancia, nunca demasiado seria, que pretende ubicarse a la vanguardia. Los clásicos con nuevas acepciones y matices son inmortales. 

Una imposición visual, un impacto ocular que pretende marcar la diferencia: mi feminidad se manifiesta a través de la fuerza. La piel se cubre, con estilo y sutileza, dejando de lado los prejuicios. Las proporciones superan a su vez los límites preestablecidos: con pantalones anchos y largos, que apenas ocultan salones puntiagudos blancos, en consonancia con la camisa, que refuerza esta impresión de poder. Un look de predominancia de puntas, en el que no caben de ninguna manera las curvas, tradicionalmente asociadas al cuerpo femenino. ¿Es este su mayor logro? Los contrastes se marcan, rompiendo definitivamente con las asociaciones esperadas.

¿Cómo sacar el máximo partido a este conjunto andrógino? El abrigo pero también la blazer más estricta es un acierto seguro de cara al próximo otoño/invierno: hazte con un modelo de cuadros, estampado clásico y moderno a la vez, o de lana, jugando con todos los matices de grises... combinado con un diseño de pantalones amplios, a juego, y un par de mules destalonadas a juego. No dejes de lado los tonos metalizados, y en concreto el plateado... si no te atreves con el total look, prueba a asociar tu abrigo más formal con un par de pantalones ceñido o una falda midi plisada... ¿y si le das un toque más inesperado? Tienen a nuestro juicio cabida las perlas, en formato de bolso u horquillas, para romper con el aspecto excesivamente formal del conjunto. Si no quieres renunciar a la camisa blanca de solapas anchas, dale un vuelco preppy, con una chaqueta más informal, por ejemplo de punto... que desaparezcan los límites del género.

Continúa leyendo