Tendencias otoño-invierno 2019-2020: el estampado leopardo por Louis Vuitton

¿Glamuroso, rockero o clásico? El leopardo reviste mil formas y funciones... la casa francesa lo reinventa con estilo, con el brillo como mejor aliado.

El estampado animal, como fuente de contrastes. Su extravagancia, asociada al aspecto salvaje, la convierten en una apuesta arriesgada, que aun así, calibrada al milímetro, da mucho juego. Algunos van y vuelven a nuestras vidas de forma esporádica, como el de cebra o vaca, mientras otros deciden imponerse como referencias: es el caso del leopardo. Glamour, sexy y salvaje a la vez, es la propuesta de Louis Vuitton de cara a la próxima temporada otoño-invierno. Huyendo de su versión más esperada, saca su matiz exuberante, asociado a brillos y lentejuelas. Pese a ser considerado un clásico en la actualidad (su influencia pervive desde los años 20), resulta difícil ignorar su esencia precisamente indomable: quien luce un 'print' de leopardo, es consciente del mensaje que transmite. Que sea con un vestidito negro clásico, un diseño blanco o un total denim... el estampado nunca tiene perdida. Y definitivamente, resiste al paso del tiempo. Icono de las grandes estrellas del glamour hollywoodiense, hoy retoma sus códigos sin condiciones.

¿Cómo le saca partido la casa francesa? Con un vestido baby doll de toques plateados, inspirado en los años 60, que brilla también por sus mangas estampadas, con volumen, prueba de que el aspecto abullonado persistirá la próxima temporada... da un nuevo salto en el tiempo con un chaleco azul con cremallera y botones, casual, de clara esencia noventera, en contraste directo con el vestido de mil luces, sinónimo de fiesta. Las medias equilibran el conjunto, antes de dar paso a los botines bicolor, también fuente de maravillas, que juegan con los detalles rockeros... el leopardo se asoma, con estilo pero también con generosidad, dejando paso a más tendencias. Clásico y atemporal a la vez, vistoso y discreto, huye de las convenciones y de lo esperado.

Lucirlo es cuestión, en gran parte, de actitud: dale un protagonismo renovado por pinceladas... como detalle de una de tus prendas fetiches, estampado de tu mini bolso o incluso de tus salones, con colores tan llamativos como el rojo. Ya lo sabes, las  lentejuelas también cobran protagonismo en verano, dejando de lado los a prioris, luce tu vestido de fiesta, y reequilibra el contraste de brillos con prendas en tonos neutros como el beige. ¿No te atreves con el chaleco? Apuesta por una chaquetilla, de punto, y botines negros... con tacón cuadrado y punta, se convertirá en tu mejor apuesta de cara a la próxima temporada. Las medias se reinventan, con estilo, en tonos lisos.

Continúa leyendo