Tendencias otoño/invierno 2020/2021: el alma 'british' de Miu Miu

Cual homenaje al estilo británico, esta silueta da protagonismo a los cuadros de una forma aparentemente seria. Aparentemente, ya que los colores cambian por completo su esencia. Y confirman la infinita audacia de la casa, llevada por Miuccia Prada.

Esta pura expresión del estilo británico adquiere un tono bastante serio, con este largo y silueta recta, falda de "bibliotecaria" y chaqueta de hombros cuadrados. Una seriedad desafiada por sus cuadros de colores atrevidos, su corte extra ceñido y el hecho de que la falda sea tan alta que no llega a convertirse en un vestido. Aunque su conjunto abiertamente burgués, inspirado en los años 40 es muy apropiado y casi estrecho, cobra vida en movimiento y hace que nuestros corazones se agiten como confetis en el viento.

Miu Miu consigue el equilibrio perfecto. Lo aparentemente clásico no resulta ser lo esperado. La audacia se cuela por todo, tanto sus puestas en escena como sus colecciones. Lo recordamos con su propuesta para este otoño/invierno: primero espacial, marcada por la reinvención del sobrio Palais d'Iena de August Perret con un nuevo sentido de audacia, modificando las superficies de la arquitectura clásica con nuevos patrones, colores y texturas. Empezando por su infinita alfombra. En cuanto a looks, destacamos su mezcla perfecta de tendencias como la del tul con el estampado de cuadros, el terciopelo con el estilo marinero pero también transparencias y una reinvención perfecta del cuero y del pelito, creando siluetas femeninas y definitivamente modernas. La colección primavera/verano siguió esta senda, con una inspiración en el lenguaje mutuo del deporte y de la moda, encontrando paralelismos en estas dos formas de espectáculo, de actuaciones observadas. "Ambos se crean para ser vistos, para entretener, para traer alegría. Son fenómenos performativos, en la que una audiencia es necesaria tanto para el evento como para los jugadores, en un intercambio bidireccional. Cada uno fomenta una comunidad intrínsecamente conectada a través de la ropa que visten, su autoidentificación" comentaba la casa. Así fue cómo descubrimos mezclas de ropa deportiva con zapatillas y botas de fútbol con salones.

Esta silueta resume esta dualidad, con un conjunto de cuadros sencillo, de corte cuidado e impecable, pero no tan serio como parece. Le restan formalidad los tonos como el amarillo y el morado o el rojo de su clutch y calcetines que provocan un efecto inesperado. Y más con su par de tacones altísimos de efecto babydoll, también característico de Miu Miu. La seriedad se viste de cierta ingenuidad y sueño. Creando un conjunto que oscila deliciosamente entre el estilo clásico y vanguardista. La seña de identidad de Miuccia Prada. ¿No es, quizá, la receta mágica del estilo?

Continúa leyendo