Tendencias Otoño-Invierno 21/22: la moda 'retro' de Prada

Este otoño-invierno la moda se reinventa y lo hace adaptando clásicos con pasado y futuro. Un ejemplo es la última propuesta de Prada, arriesgada y brillante a partes iguales.

"En esta colección jugamos con la idea de lo clásico, lo subvertimos, lo transmutamos", dijo Prada, citando, por ejemplo, prendas base del protocolo invernal como los modelo de abrigos y chaquetas que combinaban con nuevas siluetas, volúmenes y estampados. "Por clásico, quiero decir que ha pasado el examen de historia; la palabra 'clásico' significa que hay algo intrínsecamente necesario o inteligente en él, algo significativo. Me gusta la palabra 'clásico' por esa razón. En realidad, significa algo que es relevante para las personas, relevante para la vida. A menudo, es muy simple, a través de nuevos materiales, un corte o contexto diferente, algo obvio, eterno, normal, con un simple gesto, se puede transformar. Eso es lo que realmente amo, en la moda"

Así, Miuccia Prada reiteraba esta idea entre lo clásico y la reformulación, donde ambas se fusionan para dar forma a una nueva colección cargada de color y creatividad, buscando, a la vez, romper con clásicos del protocolo modal, como ya ocurrió con las reinvención de lo retro, los metalizados o todo tipo de print como el damero o el nuevo arlequín.

Ahora, la casa de costura, de manos de su director creativo Raf Simons, reinventa esta idea de clásicos en su propuestas de otoño/invierno, reflejando fielmente las palabras de Prada, donde se apreciaron notables elementos básicos revisados, incluidos aquellos rigurosos trajes masculinos que mostraban faldas divididas, pasando por las siluetas de los años 20, que se enriquecieron con inserciones de jacquard de punto en una variedad de motivos multicolores, o donde todas estas prendas se fusionan con estampados y mallas retro, propias de la época más setentera, donde las plataformas y las botas calcetín juegan papeles clave.

Simons y Prada juegan con lo clásico, reinventando y convergiendo formas y siluetas, transmutando el pasado para reintroducirlo al presente. juegos de capas y volúmenes se entrelazan con tejidos y tonalidades de colores vivos, donde el amarillo, verde, rojo, naranja o morado añaden los nuevos mapas conceptuales en esta corriente de moda, adecuándose a través del jacquard y mucha otras prendas más. 

Porque esta pareja creativa buscaba, además, romper también con la corriente que influye en la moda actual, donde la moda de lo cómodo y de estar en casa (e incluso las piezas de sport) acumulan millones de búsquedas, Simons y Prada se decantan por modelos exteriores y, sobretodo, la sastrería. 

Así, es posible leer ese juego estético desde una visión positivista, con guiños al pasado pero con mirada al presente y futuro, donde la estética retro también juega un papel clave en esta partida de reformulación y reinterpretación de clasos. Y, lo mejor de todo, es que esto ocurre en un momento en el que la incertidumbre puede llegar a abrumar, donde buscamos patrones más cómodos y donde, entonces, el ideal exterior, era muy limitado por la población general.

En suma, arriesgada, colorida, clásica, vanguardista, retro, pero, sobre todo, brillante, así es esta nueva colección Ready To Wear que Prada presentó y de la que bebimos, y seguimos bebiendo, como una fuente inagotable de inspiración y talento en moda.

Continúa leyendo