Tendencias primavera/verano 2020: el estilo retro de Prada

Como directamente sacado de la época de los Beatles, el look de Prada reinventa los códigos del retro con un impecable traje de estampado geométrico.

"Este es el verdadero significado de retro: enormes gafas de sol, mocasines de cuero marrón desgastado con detalles dorados y tejido... los accesorios parecen haber sido encontrados en una tienda de segunda mano particularmente cuidada. Lo cual es fantástico, pero el traje en sí llega a otro nivel. La chaqueta y el pantalón están inspirados en la ropa masculina impecablemente diseñada, con las claves de estilo de finales de los 60: solapas anchas y pantalones acampanados. Pero en la tela más inesperada: una seda gruesa y vistosa, con un estampado habitualmente destinado al bolsillo, corbatas o pijamas muy lujosos. La encarnación de la decadencia sartorial, con un giro psicodélico. Groovy baby".

La casa, que confirmó el pasado mes de febrero la colaboración de Miuccia Prada y Raf Simons a la cabeza de su dirección creativa, vuelve a sorprendernos reinventando un look del pasado, con más estilo y elegancia que nunca, evitando el déjà-vu. Reinterpretar los clásicos del siglo pasado puede convertirse en una tarea ardua, ya que consiste en encontrar el justo equilibrio entre la esencia del look del pasado y la modernidad. Un reto como siempre conseguido por la casa italiana con este conjunto retro, directamente inspirado en la estética sesentera. Las gafas cobran el mayor protagonismo, por su forma geométrica, y su perfecta combinación con el traje. Un traje que marca la diferencia por su estampado geométrico, sin llegar a ser duro. Inesperado como motivo principal de un conjunto. El corte es clásico: remarca sutilmente los hombros, cuenta con solapas vistosas sin excesos y pantalones de corte flare que nunca han abandonado realmente los desfiles. ¿Cómo se completa el look? Con un par de mocasines, que refuerza el carácter poderoso del traje, clásico tanto femenino como masculino. Eso sí, aguardando un efecto vintage, con un color de efecto desgastado que nos vuelve a hacer viajar en el tiempo.

Un look atrevido que nos recuerda la audacia de la colección primavera/verano 2020 de Prada con un conjunto dorado, toques de estampados animal como el de cebra, transparencias, mix and match de prints y tejidos como el terciopelo, sumados a volantes que reafirman el poderío de la mujer. En definitiva, prendas frescas y luminosas, reflejadas a la perfección en la Fondazione Prada, tapizada de azulejos, que nos adelantó un verano candente y una colección otoño/invierno, centrada en una tendencia clave: los flecos. ¿Preparada para remontar al pasado?

Continúa leyendo