Tendencias 'street style' otoño/invierno 2020/2021: la apuesta por el color de Saint Laurent

Anthony Vaccarello nos abruma con un dominio perfecto del color: esta silueta de Saint Laurent se podría considerar el nuevo uniforme de la 'femme fatale'.

En nuestros tiempos, tener buen ojo para el color es lo más importante que puede hacer un amante de la moda. A medida que nuestro consumo mediático se hace cada vez más visual, nuestro ojo se entrena para notar y apreciar armonías inesperadas pero hermosas, que provocan nuestro gusto por la audacia y aumenta la experimentación. El primer maestro del prêt-à-porter colorido fue, por supuesto, Monsieur Yves, y Anthony Vaccarello es su digno sucesor, solo añadiendo su propio toque fetichista con leggings de látex rojo sangre que se ven sorprendentemente bien con una chaqueta de tweed burguesa púrpura y una blusa con lazo en el cuello de color verde lima.

La innovación compone el ADN de la maison francesa, creada por el genio Yves Saint Laurent. Desde que se inauguró, en 1996, su línea de "prêt-à-porter" Rive Gauche, el couturier solo necesitó cinco años para que el color negro, el punto, la sahariana, el azul marino, el trench, el esmoquin y el traje pantalón se instauraran como clásicos del vestir femenino. A Chanel se le debe el "tailleur", y a Saint Laurent, el esmoquin, tal y como se suele decir. Saint Laurent también popularizó los estampados salvajes, los metalizados y el cuello halter. Y dejó huella por su dominio del color, que vibra a modo de homenaje con este look, ideado para la colección otoño/invierno 2020/2021. Con esta línea, Anthony Vaccarello vuelve a celebrar por todo lo alto la mujer, con una audaz mezcla de códigos burgueses y sensuales, combinaciones del tartán con leggings ceñidísimos, abrigos oversize y blusas con lazadas, conjuntos de encaje sugerentes y látex, en todos sus matices. Encuentros aparentemente incompatibles que sin embargo, en manos de Saint Laurent, se convierten en una apuesta moda única.

Esta silueta plasma este espíritu de mujer libre, poderosa y contundente, con la combinación de tres colores que se extraen de la paleta de los neutros. Los clásicos, en este caso la americana y la blusa romántica, se reinventan de morado y lima. Los leggings ultra ceñidos aportan sensualidad y osadía. Rematan el conjunto un par de sandalias con tacón y un cinturón con logo, que firman el look de femme fatale por excelencia. "Siempre he querido dar a las mujeres esta especie de guardarropa clásico, que las proteja del ridículo y les dé libertad para ser ellas mismas, como nos pasa a los hombres", dijo un día Yves Saint Laurent. Este conjunto demuestra que su legado sigue intacto.

Continúa leyendo