Dime cómo tomas el café… y te diré cómo eres

¿Solo o mejor con leche?, ¿o chocolate? Existen mil y una formas de preparar esta bebida, pero siempre nos acabamos decantando por una. Una elección que define nuestra personalidad. Ahora, dime… ¿cómo tomas el café?

Dime cómo tomas el café… Y te diré cómo eres
Unsplash

Suena la alarma. Vencemos la pereza y el sueño. Ponemos los pies en el suelo y con pasos lentos, de recién despertado, nos dirigimos a la cafetera. El café es por excelencia la bebida del desayuno. Sobre todo, en España. Es una de las bebidas más consumidas en el país por excelencia. A lo largo del año se toman más de 24.625 millones de tazas de café. Lo que equivaldría a unas 610 tazas por persona al año, según datos de la Federación Española de Café.

610 tazas. Se dice pronto. Si tenemos en cuenta que el año, por regla general, cuenta con 365 días, la amplia mayoría toma más de una taza al día. Normalmente, esta repetición suele darse después de comer o en el re-desayuno en la oficina. "Necesito espabilarme" son una de las frases más comunes a la hora de tomar la primera, la segunda o las siguientes. Sí, es cierto que la cafeína estimula y excita al propio individuo, despertándolo.

Eso sí, seguro que te habrás fijado que no todos lo tomamos igual. Hay quién prefiere tomarlo solo y hay quién prefiere mezclarlo con leche (en distintas proporciones) o con chocolate. Preferencias que definen nuestros gustos y, también, nuestra personalidad. Sí, como lees.

La psicóloga Dra. Ramani Durvasula se fijó en este detalle y realizó un estudio sobre cómo varía la personalidad de las personas según el tipo de café que tomen. En esta investigación se medía la introversión o extroversión, la calidez y sensibilidad, el perfeccionismo y la paciencia… Y llegó a una conclusión. ¿Quieres conocerla? ¿Quieres saber si el café que tomas representa tu propia personalidad? ¡Sigue leyendo!

Conclusiones

Como previamente te decíamos existen decenas y decenas de forma de tomar el café, pero vamos a destacar las más comunes en España (recordad que, si por algún casual tú tomas el café de otra forma, seguro que en el estudio ‘You are why you eat’ de Durvasula está representada).

Solo

Solo café
Unsplash

Una bebida fuerte y amarga. Según el estudio suelen ser personas pacientes y eficientes. Con tendencia a la simplicidad y que tienen cierta aversión al cambio.

Café con leche

Café con leche
Unsplash

La opción más clásica. Si lo tomas, eres reflexivo y un poco indeciso. Ante la duda acabas eligiendo la opción más segura. Prefieren no decantarse por una y tienden a complacer a los demás, por encima de ellos mismos.

Descafeinado

Las personas que se decantan por esta opción suelen ser, según el estudio, personas que les gusta tener todo bajo control. Algo envidiosos y perfeccionistas.

Frappe

Frappe
Unsplash

Por otro lado, los que se decantan por este tipo de bebidas frías… les suele gustar probar cosas nuevas. Esto conlleva a que, en ocasiones, sean un tanto prudentes y confiados.

Instantáneo

Buscan la rapidez, pero suelen tener un comportamiento más relajado. No suelen tener tanto detalles, ni son tan meticulosos o perfeccionistas como el resto.

En exceso es perjudicial.

Eso si, como todo, recordad que el exceso no es bueno. Inquietud, insomnio, mareos, ritmo cardiaco acelerado, ansiedad… son algunos de los efectos que provoca su consumo en grandes cantidades de forma reiterada. Pero, no todo es malo. En proporciones normales, se ha demostrado que el café es un alimento que tiene propiedades beneficiosas. Por ejemplo, esta demostrado que el café alarga la vida o incluso ayuda a la digestión porque aumenta los niveles de los ácidos estomacales.

Continúa leyendo