Marie Claire

¿Alguna vez has hecho sexting? Así funciona esta práctica en nuestro país

¿Alguna vez has mandado mensajes subidos de tono? Así es el fenómeno del sexting en España.

Etiquetas:

Las discotecas con restricciones y el distanciamiento social no son precisamente las mejores condiciones para ligar y es por eso por lo que hoy en día, las alternativas digitales están en alza. Los mensajes eróticos a través del smartphone, videollamadas subidas de tono o mensajes de voz de lo más sensuales pero, ¿ha aumentado realmente el sexting desde el inicio de la pandemia? ¿Es una práctica realmente segura? JOYclub, comunidad basada en la sexualidad liberal, ha querido conocer la situación del sexting en España y, para ello, ha preguntado a 2.000 personas sobre ello. ¿Tú lo has practicado alguna vez?
Un fenómeno de masas
El sexting es una práctica muy popular, independientemente del género. El 84% de los encuestados afirma haber enviado algún tipo de mensaje de contenido sexual con el fin de excitarse a sí mismo y a la persona que se le envía. De ese porcentaje, un 82%, además de mensajes de texto subidos de tono, también ha compartido fotos o vídeos explícitos de sí mismo.
Las diferencias entre hombres y mujeres a la hora de practicar sexting surgen en la forma en que los sexos conversan entre sí. Las mujeres son fieles al lema ‘menos es más’. Un 55% afirma que prefiere un contenido menos explícito, que deje volar la imaginación mientras que los hombres (59%) se inclinan por compartir textos, audios, fotos y vídeos más reveladores. Sin embargo, no todo el sexting es siempre consentido. En ese sentido, el 86% de las mujeres afirma haber recibido mensajes eróticos no deseados, una cifra que se reduce a un tercio en el caso de los hombres.
El anonimato, la clave a la hora de practicar sexting
Internet nunca olvida y es que, una vez que se ha enviado una foto subida de tono, por lo general, no se puede recuperar y, por tanto, es imposible controlar su distribución. Los expertos en protección de datos aconsejan abstenerse de enviar fotos y vídeos eróticos o, al menos, mantener el anonimato y no mostrar la cara, por ejemplo. En su mayoría, los encuestados parecen ser muy conscientes de este problema. Sin embargo, hay una gran diferencia si el destinatario es la propia pareja o un lío de una noche. Así, al enviar imágenes o vídeos subidos de tono a la pareja, el 38% de los encuestados se asegura de que no se vea ninguna cara. Cifra que aumenta considerablemente cuando se practica sexting con una relación esporádica, en concreto un 76 % intenta mantener el anonimato.
Cambios significativos en el sexting a causa de la pandemia
Quien piense que el confinamiento y las restricciones sociales han impulsado el sexting de los españoles, está totalmente en lo cierto. Y es que el 20,2% de los encuestados nos comentan que ha enviado mensajes eróticos con más frecuencia durante la pandemia. “Aunque hay que ser consciente de los riesgos que puede conllevar el sexting, se trata de una práctica que puede abrir nuevos horizontes sexuales en la pareja. Ya estés cerca o lejos de tu compañero, los contenidos subidos de tono a través de tu móvil o cualquier otro dispositivo pueden servir para salir de la rutina de una forma divertida y abrir nuevos horizontes sexuales para nunca dejar de sorprenderte”, concluye Manuel Binternagel, portavoz de JOYclub.
tracking