Estos son los cuidados básicos para una piel grasa

Brillos, espinillas, poros abiertos... Si sufres estos síntomas, segurmente tu piel sea grasa. Aprende a reconocer qué tipo de cutis tienes y cómo cuidarlo.

piel grasa

Parece que si hay un problema de la piel contra el cual se lucha más arduamente es la grasa. Es el más obvio, visible y que tiene consecuencias más difíciles de camuflar que cuando se tiene el cutis sensible o seco, dado que suele ir acompañado de brillos incontrolables y, en el peor de los casos, espinillas.

Pero no desesperes, tener una piel de tipo graso y bien cuidada es posible si sigues las pautas adecuadas. Mientras que en el caso de la piel seca o mixta a veces puede costar reconocerlas, en la grasa está muy claro: una característica básica es el aspecto graso en toda la superficie, especialmente en la frente, nariz y barbilla, los poros abiertos y muy visibles y la presencia de puntos negros y espinillas, en algunos casos incluso acompañados de acné.

Otra de las características más señaladas es la del cutis apagado, esto se debe a la abundancia de impurezas. La piel produce exceso de sebo en su superficie, y esto se debe a factores hormonales, aunque también puede ser por una mala alimentación con pocos alimentos frescos y muchas grasas. Y en algún caso, por un problema de obesidad.

Pero también existe muchos falsos mitos sobre la piel grasa que estamos acostumbrados a escuchar y que a veces nos llegamos a creer. Como que solo afecta a los jóvenes. Sí es cierto que la piel grasa es muy común durante la adolescencia debido a los cambios hormonales, pero en muchos casos se prolonga durante toda la vida, aunque con la edad se va secando más y más.

piel grasa

Si quieres saber que es lo esencial y cuales son los mayores mitos, nosotras te lo contamos y te mostramos las técnicas más importantes para combatirla.

Para acabar con la grasa, lo mejor es no aplicar crema hidratante. Hidratación no es sinónimo de sebo; cualquier tipo de piel necesita su dosis diaria de agua. De hecho, si el cutis graso no está debidamente hidratado puede generar un efecto rebote: que genere más sebo para contrarrestar la deshidratación. Hemos de elegir siempre hidratantes en formatos ligeros como geles o fluidos, nunca texturas untuosas ni cremosas. Así favoreceremos la hidratación, pero también la matificación.

El sol no es bueno para mejorar la piel grasa.

El sol no mejora el aspecto ni la textura de la piel grasa en ningún aspecto; de hecho, al quemarla, la empeora notablemente. La piel siempre debe estar protegida con un SPF adecuado.

El consumo de ciertos alimentos favorece la aparición de grasa y granitos.

 Ya sabes: chocolate, chorizo... Bien, esta leyenda urbana no está científicamente demostrada a día de hoy, de manera que no parece que afecte demasiado al estado de tu piel.

La limpieza es esencial.

Y la debemos realizar dos veces al día, mañana y noche aunque no te hayas maquillado, con un limpiador facial específico para pieles grasas y sin jabón.

piel grasa

Tienes que utilizar maquillajes ligeros y fluidos.

Esto es para que no proporcionen más brillos ni efecto máscara al final del día. Las bases de origen mineral del tipo Bare Minerals son ideales.

Desmaquíllate muy bien.

Dado que dormir con la base puesta obstruirá los poros y provocará la aparición de espinillas.

Realiza peelings a menudo

Esto es para evitar la proliferación de bacterias, dado que éstas pueden provocar también que surjan imperfecciones y granitos.

CONTINÚA LEYENDO